Illueca culpa al PP, exime a Puig y dice que la quita a Pecsa «beneficia a todos»

Manuel Illueca, director del IVF, ayer en Les Corts. / jesús signes
Manuel Illueca, director del IVF, ayer en Les Corts. / jesús signes

El director del IVF alega que la decisión se fundamentó en informes técnicos y presume de haber recuperado más dinero que el que prestaron los populares

MARTA HORTELANO

valencia. El director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) pasó ayer al ataque para explicar en la comisión de Economía de Les Corts el proceso de quita de deuda al grupo Zeta -propietario del periódico Mediterráneo, cabecera en la que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig es accionista- para facilitar la compra por parte de Editorial Prensa Ibérica -editora del diario Levante-. Illueca enterró en datos económicos a los grupos parlamentarios en una comparecencia a petición propia en la que el director del banco público de la Generalitat prefirió destacar la parte técnica de la operación en detrimento de la derivada política, el único motivo por el que ayer Les Corts hizo un alto en sus vacaciones de verano.

Illueca cambió ayer de estrategia respecto a su comparecencia hace un par de semanas en rueda de prensa y evitó situar al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en el foco de la historia. De hecho, durante la hora larga que duró la lectura de su intervención ni siquiera se refirió al jefe del Consell, a quien ayer evitó su comparecencia, como habían solicitado PP y Ciudadanos. Illueca bombardeó a los grupos con una extensa explicación técnica en la que desgranó en orden cronológico el recorrido que había tenido a lo largo de los años la deuda a una filial del grupo Zeta, tras un crédito aprobado por el PP valenciano y la condonación actual de una quita por el 70% del valor del préstamo. Un crédito concedido «por motivos políticos», dijo el alto cargo, que el actual IVF «jamás habría aprobado hoy en día».

Illueca, que fue llamado al orden en varias ocasiones por la presidenta de la comisión, la popular Eva Ortiz, comenzó su argumentación con un ataque directo al PPCV, al que acusó de ser no sólo el responsable del préstamo a la filial de Zeta «para alterar el ecosistema mediático a su favor», sino de haber dejado más de 665 millones de euros de agujero que el actual Consell encontró a su llegada, en 2015. «Nos dejaron un IVF esquilmado», aseguró. En concreto, Illueca argumentó que el préstamo que el Gobierno valenciano dio en su día a una empresa filial de Zeta de la que Puig es accionista, y cuya quita ha permitido la venta del grupo a Prensa Ibérica fue «muy favorable». «Eran préstamos políticos tendentes a generar una prensa afín».

Illueca asegura que el banco público recuperó todo el dinero del préstamo e interesesLes Corts rechaza el recurso del PP que pedía acceder al informe del IVF

Illueca explicó que el IVF perdió el control sobre el préstamo cuando el anterior gobierno del PP integró la deuda en una operación sindicada con el resto de acreedores que entonces tenía el grupo Zeta. El banco de la Generalitat sólo tenía un 1,8% del préstamo total, por lo que dejó de poder actuar en solitario y corrió el riesgo de perder la probabilidad de recuperación. «Cuando Prensa Ibérica nos cursó su oferta, la situación de Zeta se deterioraba a gran velocidad y nosotros no teníamos posibilidad de oponernos porque primaba la mayoría que tenían los bancos privados con los que estaba el total del préstamo sindicado», dijo. «Nos podrían haber arrastrado a no recuperar el dinero».

Así, finalmente la entidad, según dijo su director, acabó recuperando la totalidad del préstamo inicial -seis millones de euros- y 297.000 euros extra en intereses. Tanto es así que no dudó en sacar pecho de la gestión: «Todos los valencianos salimos beneficiados con la compra». Illueca exoneró al presidente Puig, accionista de una de las empresas implicadas en la quita, y aseguró que toda la responsabilidad de la operación recayó en él mismo y en el equipo técnico del banco público. «Ha sido una decisión autónoma»y en base a criterios estrictamente técnicos».

«Puig es un cobarde»

Pero las explicaciones no acabaron de convencer a la oposición, que no se conformó con la comparecencia del director del IVF. En sus réplicas, Rubén Ibáñez (PP) puso en duda los «entresijos» que hay detrás del proyecto del IVF y denunció la falta de acceso a documentación, mientras que Tony Woodward (Cs) echó en falta una postura clara de Puig, al «no saber si es una cuestión de estética, ética, moral o principios», y Ángeles Criado (Vox) lo tachó de «burla para los valencianos y un ataque contra la libertad de prensa para concentrar medios afines».

Por su parte, la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, acusó al presidente, Ximo Puig, de estar siendo «un hombre cobarde» al no comparecer en Les Corts sobre la operación del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) con el Grupo Zeta. «Si de verdad no tiene problemas en dar explicaciones, hace falta valentía», dijo. La popular se mostró molesta después de que la Junta de portavoces de Les Corts rechazara ayer el recurso de reposición de su grupo, que pedía que se les remitiera el expediente de IVF sobre la quita de la deuda al Grupo Zeta antes de que ayer compareciera Illueca. El síndic socialista, Manolo Mata,explicó tras la Junta que se desestimó el recurso del PP porque el letrado de Les Corts aseguró que no se ha vulnerado ningún derecho de los diputados, ya que aún se está en periodo para que la documentación pueda ir llegando. Mata dijo que «lo importante» es que se produjera la comparecencia de Illueca, a partir de la cual se verá que lo que hace el PP «es marear la perdiz», ya que Puig «no ha intervenido en nada» en el procedimiento y es «accionista minoritario» de una empresa que «no ha negociado nada con el IVF».

Sin embargo, la síndica del PP, Isabel Bonig, lamentó «el rodillo del PSPV, con el silencio cómplice de Compromís y Podem», y avanzó que cuando reciban por escrito el rechazo a su recurso de reposición estudiarán acudir a los tribunales «por vulneración de derechos fundamentales».