Hartazgo vecinal en Barcelona

Sale de un baño público, desnuda, a plena luz del día. Deambula bajo la mirada de los transeúntes. Muchos son turistas. Es la última escena presenciada en el barrio del Raval de Barcelona. Y los vecinos no pueden más. "Las autoridades no ponen remedio. La propia policía está harta", se quejan. Diariamente se cuentan a decenas los incidentes, como prostitutas que pelean por el lugar donde ejercer. "Hay mucho delincuente y no se puede vivir así", denuncian. Delicuentes agrediendo incluso con palos de béisol. Las peleas se ven incluso en parques infantiles mientras los niños juegan. Iván Rivera, el presidente de la asociación de vecinos, comprende que "casi todo el mundo que comete este tipo de situaciones son gente que vive en la calle. Pero ocupan un espacio público que es de todo y nos vemos perjudicados todos los vecinos que vivimos aquí". Y que campan, aseguran, con total impunidad.