Los grupos de Les Corts no justifican la subvención para contratar personal

Los diputados durante un pleno de Les Corts. / jesús signes
Los diputados durante un pleno de Les Corts. / jesús signes

Cada partido recibe al mes 1.056 euros por diputado pero al cierre del ejercicio no presenta un listado de nóminas

HÉCTOR ESTEBANVALENCIA.

Los grupos políticos con representación en Les Corts Valencianes reciben cada mes un aportación finalista de 1.056 euros por diputado para la contratación de personal. Un dinero que en ningún caso justifican con una relación de empleados y nóminas que verifique que esa ayuda de dinero público se destina realmente a formar una plantilla que asista a los diputados de Les Corts. Durante la legislatura pasada, los grupos recibieron entre 31.687 y 9.506 euros para personal pero, como ha pasado siempre, nunca se ha documentado si ese dinero se destina al fin para el que se creó la aportación directa.

El último informe de la Sindicatura de Comptes vuelve a ser demoledor en contra de la contabilidad de los partidos políticos de Les Corts y acentúa la opacidad de unas subvenciones que alcanzan los 3,5 millones de euros al año a repartir entre todos los partidos con presencia en la Cámara regional.

Tanto la Sindicatura como el Interventor y el presidente de Les Corts, Enric Morera, han insistido en los últimos meses en la necesidad de que los grupos rindan cuentas al detalle y que las subvenciones millonarias no se justifiquen simplemente con un balance genérico. La respuesta de los partidos políticos ha sido la de desatender la petición tanto de las instituciones como de la presidencia de la Cámara.

La Cámara no puede confirmar que la ayuda para personal se destine a pagar a empleados

El PP, durante la legislatura pasada, cobró 31.687 euros cada mes para pagar las nóminas de su personal. Los socialistas valencianos ingresaron 24.293 euros y Compromís, 20.068 euros. Podemos recibió 12.674 euros y 9.506 euros mensuales fueron a parar las arcas de Ciudadanos. Un dinero sobre el que no hay ningún control, que los grupos ingresan mayoritariamente a su antojo y con el que pagan en ocasiones a trabajadores que no están empleados en la Cámara autonómica. «La mera presentación del cuadro de cuentas sin auditar y sin adjuntar la documentación acreditativa necesaria no permite comprobar la validez de los importes contabilizados ni su necesidad o vinculación con la actividad subvencionada», apunta el informe del Síndic de Comptes para poner de manifiesto que en ningún caso se dan los pasos necesarios para determinar en qué se gasta el dinero recibido.

En cambio, los diputados no adscritos -aquellos que dejaron el grupo parlamentario a lo largo de la legislatura- sí que deben presentar los justificantes de pago para verificar que el dinero se ha destinado a funciones relacionadas con el cargo.

La subvención para contratar a personal es uno de los grandes misterios de la Cámara autonómica porque nunca se ha podido comprobar dónde va ese dinero. Los grupos se limitan a colgar un listado con nombres y apellidos de empleados pero en ningún caso detallan lo que cobran. En cambio, la Mesa de Les Corts sí que está obligada a detallar los sueldos del personal eventual.

El Parlamento regional, ahora mismo, no puede saber si esos 1.056 euros que se pagan por diputado cada mes se destinan al pago de nóminas de personal o en cambio se dirigen a otros cometidos que nada tienen que ver con la plantilla.

En cambio, para la justificación del gasto de aparcamiento y para que no excediera de lo razonable sí que se tomaron medidas para que todos los grupos parlamentario presentaran el listado correspondiente de facturas. Las subvenciones para gastos de aparcamiento fueron aprobadas por la Mesa de Les Corts el 23 de junio de 2015 y se estableció un importe máximo de 95.000 euros a distribuir en ese momento entre los cinco grupos políticos con representación en la Cámara en función de su número de diputados -ahora, tras las elecciones del 28 de abril son seis-. «Para su reintegro, el síndic debe presentar las facturas expedidas a nombre del grupo que representa y los justificantes de pago», remarca el último informe de la Sindicatura de Comptes que se ha remitido a la Mesa. Para 2019, hasta antes de la celebración de las elecciones autonómicas, el máximo fue de 42.222 euros.

Este martes se reúne la Mesa de Les Corts y el tema está sobre la mesa con la escaso interés de los grupos de abordarlo para regular de una manera transparente el reparto de la subvención y su posterior justificación. Ayer, la Mesa ya tuvo un primer acercamiento con los representantes del arco parlamentario.

La comisión de Gobierno Interior, el órgano secreto que regula las normas de la legislatura, todavía no se ha reunido y debería convocarse este mes con el fin de establecer las normas, entre otras, del reparto de las subvenciones y establecer las cantidades para la nueva legislatura. La realidad, según las fuentes consultadas, es que el interés de los partidos para abordar esta reunión es más bien escaso.