Los grupos de Les Corts enredan con la entrega de las facturas de la subvención

Una imagen del pleno de Les Corts de finales del año pasado. / irene marsilla
Una imagen del pleno de Les Corts de finales del año pasado. / irene marsilla

Hay partidos que no tienen los justificantes, algunos recelan de la transparencia del rival y no existe interés por esclarecer una ayuda de 3,4 millones al año

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

La pretensión del presidente de Les Corts, Enric Morera, de que los grupos parlamentarios pongan encima de la mesa antes del 31 de marzo las facturas de los tres millones de euros de la subvención ha enfilado el camino directo al limbo. Ningún partido está por la labor de poner luz y taquígrafos a la ayuda pública más opaca que existe en la administración valenciana porque en muchos casos se destina a cometidos que poco o nada tienen que ver con la labor de la Cámara valenciana. Dentro de esas ayudas incluso hay aportaciones que tienen un carácter finalista, como es la contratación del personal, y que algún grupo parlamentario, como es el caso del PSPV, entrega en bloque al partido, por lo que en teoría se incumple la normativa sobre el reparto de una parte importante de la subvención.

En principio, al inicio del discurso siempre hay palabras buenas y de elogio a la transparencia pero a la hora de cristalizar esa voluntad en hechos, todos los partidos políticos con representación en Les Corts se miran de reojo. La unanimidad se da en que o todos o ninguno, y algunos los síndicos del Parlamento regional ponen muchos peros encima de la mesa para aportar antes de fin de mes las facturas de los 3,4 millones de euros que se han repartido en el ejercicio de 2018.

Morera, que ha insistido mucho durante los últimos meses en este asunto, asegura que cuenta con el aval del Tribunal de Cuentas para exigir todos los justificantes y además refrenda su petición en la recomendación que, ejercicio tras ejercicio, realiza la Sindicatura de Comptes para que los grupos políticos detallen a qué destinan cada euro de la subvención millonaria que reciben año tras año.

Compromís, que ya ha remitido el balance al Tribunal de Cuentas, sí está dispuesto a dar las facturas El PP apunta al PSPV: «¿Por qué entrega al partido la ayuda finalista para contratar a personal?»

Uno de los más claros en este tema es el portavoz del PSPV, Manuel Mata, que cada vez que se le pregunta por este asunto pega un patadón y redirige la responsabilidad a su partido. Mata no ha escondido nunca que le gustaría manejar ese dinero pero al final da a entender que sólo cumple órdenes y que el dinero, los 66.459 euros que ha ingresado cada mes, conforme ha entrado en el grupo parlamentario se ha ido directamente a las manos de la dirección socialista.

A Mata, cuando se le pregunta por el tema, incluso desliza que ya está cansado de este asunto por tener que contestar siempre lo mismo: «El grupo no tiene facturas porque todo el dinero se le da al partido, pero es que no sé lo que quiere Morera. Yo sólo sé que hago una transferencia todos los meses al partido, nada más». Al margen de las declaraciones del portavoz del PSPV, del grupo y del partido nunca ha salido una manifestación para esclarecer sin matices a qué se destinan las ayudas de Les Corts. Los socialistas, tradicionalmente, han jugado con ese dinero para cubrir sus necesidades. Hubo un día en el que hasta el chófer de uno de los miembros de la Mesa del PSPV ejercía de jefe de prensa del grupo parlamentario.

El PP asegura que no tiene problema en entregar los justificantes, aunque de inmediato mira a los socialistas valencianos para que cumplan de la misma manera. Luis Santamaría, miembro de la dirección de los populares en Les Corts, señala que su grupo tiene de tiempo hasta el 1 de julio para presentar las cuentas del año pasado, por lo que no entiende las prisas del presidente del Parlamento regional para tener sobre su mesa la facturas antes del 31 de marzo. «Si Morera tiene tanto interés de que estas cosas se hagan que lo traduzca en un acuerdo de la Mesa y que haga las cosas como tienen que ser. Nosotros entregamos todo lo que nos piden», señaló Santamaría.

El diputado del PP comparó la situación de su formación con la de los socialistas, los dos grupos más veteranos de la Cámara: «Tenemos ventaja sobre el PSPV que le da el dinero al partido y hay una parte de la ayuda de Les Corts que es finalista, para pagar personal. Si yo le doy ese dinero al partido, ¿no estamos vulnerando una norma?»

Los grupos parlamentarios reciben al mes 1.022 euros por diputado para la contratación de personal, un dinero que entienden los populares que es finalista, que maneja el grupo y que no puede acabar en manos del partido. «El PP tiene todas las cuentas presentadas y claras. Morera lo que está es mareando», señala Santamaría, que recela de las intenciones del presidente de Les Corts. «¿Compromís está por la labor de presentar las cuentas? ¿Yo cómo sé en qué se gasta el grupo de Morera el dinero que transfiere el partido?», explica el diputado del PP, que reconoce que también aporta una parte al partido.

El portavoz de Compromís, Fran Ferri, aseguró que está dispuesto a entregar toda la documentación factura por factura: «Lo tenemos todo y la semana pasada lo remitimos al Tribunal de Cuentas. Si Les Corts nos pide algo no tenemos inconveniente en entregarlo». De la misma opinión es Podemos. El miembro de la Mesa de Ciudadanos, Emilio Argüeso, asegura que tiene los justificantes, cree que los partidos más grandes no quieren rendir cuentas y pide un nuevo modelo económico en la Cámara para la legislatura que viene. Esta semana, en la comisión de Gobierno, las cartas de la transparencia se pondrán sobre la mesa.