González Pons toma el mando del PP europeo y se distancia de la candidatura por Valencia

González Pons, tercero por la derecha, junto a Weber y responsables del PP europeo. / efe/k. b.
González Pons, tercero por la derecha, junto a Weber y responsables del PP europeo. / efe/k. b.

El dirigente popular asume en funciones la presidencia que ocupaba Weber y es el principal aspirante al cargo tras las elecciones de mayo

JC F. M./EFE VALENCIA/BRUSELAS.

Esteban González Pons asume desde ya la presidencia en funciones del PP europeo. El triunfo de Manfred Weber en el cónclave de los conservadores celebrado en Helsinki, y que le convierte en aspirante a la presidencia de la Comisión Europea, convierte al dirigente valenciano, vicepresidente primero de los populares europeos, en el nuevo responsable del grupo, al asumir las competencias de Weber. No sólo eso. Tras las elecciones europeas del próximo 26 de mayo, González Pons aspira a convertirse en el presidente del PP europeo. De esa forma podría liderar el grupo del PPE, que en esta legislatura es el mayor de la Eurocámara, con 221 de los 751 escaños, por delante de los socialdemócratas, los conservadores y reformistas y los liberales.

Y aunque queda mucho para que se produzca esa elección -que tendría lugar en junio de 2019, tras los comicios europeos que se celebran en mayo-, Pons es el mejor situado para el puesto. «Si González Pons se presenta, no habrá más candidatos», aseguran a Efe fuentes del grupo popular europeo. Toda una pica en Flandes para la formación que preside Pablo Casado.

En la dirección nacional del PP, en cualquier caso, se resisten por el momento a descartarle como candidato a la alcaldía valenciana, una de las plazas más importantes que quiere recuperar el partido en las elecciones municipales, que se celebran el mismo día que las europeas y buena parte de las autonómicas.

Weber ha destacado que González Pons se ha convertido en una figura política clave en Europa

En Génova valoran mucho su trabajo en Europa al frente de la delegación española del PP en la Eurocámara, pero explican que es precisamente por eso, por su prestigio y su buen hacer, por lo que el partido le ve adecuado para otros puestos y pueda contemplar la candidatura valenciana.

González Pons ha venido siendo considerado hasta la fecha como la apuesta más fiable del PP para tratar de recuperar la alcaldía de Valencia. Con un nivel de notoriedad muy superior al de cualquiera de las posibles alternativas, su trayectoria política, su experiencia, su habilidad como orador y su conocimiento de la ciudad son factores que cualquiera de sus compañeros en el PPCV le reconocen. Y la lista sigue sin estar aprobada.

Sin embargo, esa consideración de primera opción para la alcaldía de Valencia, que se manejaba en Génova y también en el partido en la Comunitat, se puede ver condicionada por el papel protagonista adquirido ahora en Bruselas.

No sólo eso. La marcha de María Dolores de Cospedal, quien hasta el escándalo de sus conversaciones excomisario José Manuel Villarejo figuraba en todas las quinielas para encabezar la lista europea, refuerza las posibilidades de que González Pons se quede en Europa.

Durante la interparlamentaria que el PP celebró hace dos semanas en Sevilla, Manfred Weber quiso destacar en su discurso la figura de González Pons y subrayó que en muy poco tiempo el valenciano se ha convertido en una de las «figuras políticas clave» en el escenario político europeo.

Si la sintonía entre Weber y Pons se ve evidente, también lo es la del candidato a presidir la Comisión con Pablo Casado. Al finalizar el congreso de Helsinki, Casado mostró su convencimiento de que el PP español tendrá «mucho peso» en las instituciones europeas.

Con todo, el camino de Pons hacia Europa complica un poco más la incógnita sobre el cartel electoral de Valencia. Génova encargó hace varias semanas una encuesta que, en realidad, apenas sirvió para constatar lo que se podía haber resuelto sin sondeo alguno: que el eurodiputado valenciano es, con mucho, el que dispone de mejor valoración y notoriedad.

Los nombres por los que se preguntaba en ese estudio -junto al de González Pons los de María José Català, Luis Santamaría, Vicente Betoret y el abogado Manu Broseta- constituyen (con la excepción de este último, que se descartó) las principales opciones del PP para encabezar esa lista. Aunque un independiente que cuenta con el visto bueno de Isabel Bonig, parece la apuesta por la que se inclina la presidenta regional de los populares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos