El Gobierno se plantea cerrar los lugares públicos donde de exalta el franquismo

Apenas una semana después de la visita de la vicepresidenta Carmen calvo al Vaticano, el Gobierno ha tomado la decisión de impedir por ley que los restos del dictador Francisco Franco sean enterrados en la catedral de La Almudena. El objetivo es que "los restos de Franco estén en un lugar decoroso y privado", decía el pasado viernes la vicepresidenta Carmen Calvo.E irá aún más allá: impondrá sanciones y podría cerrar los espacios abiertos al público en los que haya episodios de enaltecimiento del franquismo, "bajo ningún concepto pueden seguir estando en ningún otro lugar en el que puedan ser objeto de homenaje o enaltecmiento".El Gobierno, por la vía legal y eximiendo de responsabilidad a la Iglesia, reformará la ley de Memoria Histórica para que los restos sean "responsabilidad solo de su familia y no del Estado y acabemos con este capítulo bochornoso de la democracia española".El Grupo Socialista en el Congreso registrará esas modificaciones y aunque es previsble la abstención de PP y Ciudadanos, saldrá adelante. Solo una pega, el tiempo. La exhumación de los resto del dictador no podrá hacerse antes de fin de año como estaba previsto.