Génova rechaza el trasvase del Ebro el día en que Bonig vuelve a reivindicarlo

Bonig, Ciscar y Ortiz, en el centro, con el resto de candidatos del PP ayer en Alicante. / efe/morell
Bonig, Ciscar y Ortiz, en el centro, con el resto de candidatos del PP ayer en Alicante. / efe/morell

Levy recuerda que esa propuesta no figura en el programa del PP mientras la líder valenciana agradece a Casado que lo incluya

JC. F. M. VALENCIA.

La tensa relación existente entre la dirección nacional del PP y el partido que dirige Isabel Bonig vivió ayer un nuevo ejemplo. Con el contador para la campaña electoral agotando los días, la dirección nacional terció en el siempre sensible debate sobre los trasvases de agua. Lo hizo, precisamente, la misma jornada que la líder del PPCV y candidata a presidir la Generalitat, abordó en Alicante, la circunscripción más preocupada con este asunto se pronunció también sobre las transferencias de agua. ¿El problema? Que el criterio mostrado desde Zaragoza por la secretaria de Estudios y Programas de la dirección nacional, Andrea Levy, fue en la dirección contraria a la posición mostrada por la dirigente valenciana.

Desde Alicante, tanto el presidente provincial del PP, Pepe Císcar, como el de la Diputación, César Sánchez y la secretaria general de los populares, Eva Ortiz, han venido sosteniendo la defensa del Tajo-Segura y el apoyo a la política de trasvases, consciente de que la agricultura del sur de la provincia vive pendiente de la presión castellano-manchega sobre esa transferencia.

Bonig, ayer en Alicante, reiteró esa defensa de la llegada de agua de cuencas excedentarias a las deficitarias. El PP «ha sido el partido del pacto del agua y defenderemos con uñas y dientes el memorándum del Tajo-Segura», dijo.

El PPCV insiste en que defenderá «con uñas y dientes» los trasvases de agua a la Comunitat Los populares convocan el arranque de campaña con una cena y música en directo en plaza América

Bonig, que se pronunció en estos términos en el desayuno informativo del Club Información de Alicante, indicó que el PPCV «ha estado, está y estará a favor de los trasvases, del Júcar-Vinalopó, del Ebro y del Tajo-Segura» y señaló que el memorándum de este último «fue un ejemplo de consenso, fue la pacificación, todos cedieron en aras del buen resultado».

Bonig fue incluso más allá y se mostró satisfecha de que el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, lleve en el programa electoral la apuesta por los trasvases. «El agua es empleo, es riqueza, es necesaria para vivir y desarrollarse», añadió.

La satisfacción mostrada en Alicante por Bonig se debió de quedar congelada tras conocer las declaraciones de Andrea Levy, una de las vicesecretarias de la dirección nacional del PP y persona de confianza de Pablo Casado. Desde Zaragoza, una de las capitales que se ha movilizado en más ocasiones contra los trasvases de agua en general, y contra el del Ebro en particular, Levy señaló que el trasvase del Ebro no aparece en el programa de su partido y en que su política hidráulica pasará por «consensos, que no partidismos».

Así lo aclaró ante las preguntas de los medios de comunicación la responsable del programa electoral del partido que lidera Pablo Casado, en una visita en la que ha estado arropada, entre otros cargos, por los candidatos al Congreso de los Diputados por Zaragoza y a la alcaldía de la ciudad, Eloy Suárez y Jorge Azcón respectivamente.

«De hecho, no está en el programa, más claro que eso...», precisó Levy, sin siquiera mencionar la palabra «trasvase».

Las declaraciones llegaron después de que el expresidente del Gobierno José María Aznar volviera a criticar este fin de semana desde Murcia -otra provincia afectada por la escasez de agua- la derogación por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero del trasvase del Ebro impulsado en su mandato.

La línea del Partido Popular, explicó Levy, será la del «consenso» en una mesa de debate donde estén representadas todas las partes implicadas en la sostenibilidad de los recursos hídricos, como las comunidades autónomas o las Comunidades de Regantes, puso como ejemplo. «No va a plantearse nada que no sea estar en una mesa en la que todas las partes lleguen a un acuerdo y se lleven a cabo consensos, porque eso asegura la tranquilidad de todos los aragoneses», remachó.

La posición exhibida por la dirección nacional de los populares en relación con los trasvases de agua causó ayer estupor en el seno del PP valenciano. Más de uno consideró que Génova sigue cobrándose el apoyo que buena parte de los dirigentes del partido que lidera Bonig prestaron a Soraya Sáenz de Santamaría en la carrera por el liderazgo del partido con Casado. Y recordó las discrepancias que se han hecho visibles durante los últimos meses.

Con ese escenario, el PPCV desveló ayer que el arranque de su campaña electoral tendrá lugar con una fiesta que incluirá cena y música en directo en la plaza América, donde los populares tienen ubicada su sede. El acto contará con la presencia de la mayor parte de los candidatos populares.