Génova congela el congreso provincial del PP valenciano hasta después de las elecciones

Betoret, miembro de la dirección nacional del PP y diputado autonómico valenciano, junto a Bonig en Les Corts. / Damián Torres
Betoret, miembro de la dirección nacional del PP y diputado autonómico valenciano, junto a Bonig en Les Corts. / Damián Torres

La dirección nacional tiene previsto analizar el funcionamiento de la gestora que preside Rubén Moreno por si cree necesario aportar mejoras

F. R.

La dirección del PP en la provincia de Valencia seguirá en manos de una gestora por lo menos hasta después de que se celebren las elecciones locales, autonómicas y europeas del último domingo de mayo de 2019, señalaron fuentes cercanas a la cúpula popular. Con esta decisión, la nueva dirección nacional del partido que preside Pablo Casado, congela cualquier posibilidad de abrir un proceso electoral interno en Valencia hasta después de esa cita con las urnas. Prefiere que el partido en la provincia no se disperse y se abra una nueva lucha interna como ya sucedió en junio de 2017 y la organización provincial del PP se centre en obtener los mejores resultados posibles en los comicios.

Una pugna interna que, en el fondo, sigue tan abierta como lo estuvo hace 14 meses, con frentes aparentemente irreconciliables: el liderado por Mari Carmen Contelles, portavoz popular en la Diputación, y Vicente Betoret, diputado y expresidente de la provincial. La dirección regional del PPCV apoyaba la candidatura de Contelles frente a la de Betoret, que buscaba una candidatura de unidad para no dividir el partido y no lo consiguió.

Pero desde la victoria de Pablo Casado en el congreso nacional del PP celebrado en julio la situación ha variado. Ahora Vicente Betoret forma parte de la dirección nacional del PP, mientras que la cúpula regional, también la provincial de Alicante, apoyó la candidatura que perdió: la de Sáenz de Santamaría.

El cargo nacional de Betoret no le imposibilita optar a presidir el PP de la provincia de Valencia

Desde la última semana de julio Betoret es el secretario de Política Provincial del PP, lo que implica que todas las organizaciones provinciales del partido se encuentran bajo su directa responsabilidad. Betoret fue presidente provincial de Valencia desde que Alberto Fabra, entonces presidente regional, destituyó a Alfonso Rus el 1 de mayo de 2015 por el 'caso Imelsa', hasta junio de 2017. Quiso continuar en el cargo, aunque contó con la firme oposición de Isabel Bonig y su equipo más cercano. A mediados de junio de 2017 se acordó suspender el proceso congresual y nombrar una gestora que aún preside Rubén Moreno, hombre muy cercano a Sáenz de Santamaría, a quien apoyó en el congreso. Betoret quedó fuera de juego. Ahora vuelve a participar.

¿Qué supone esta nueva situación? Además de que la gestora provincial va a continuar hasta después de las municipales, que la dirección nacional va a analizar el funcionamiento de las gestoras que tiene el partido a lo largo de la geografía española, entre ellas la de la provincia de Valencia, por si considera necesario aportar mejoras.

Desde la dirección regional, que mostró a Casado su malestar por el nombramiento de Betoret, se desliza que Rubén Moreno, ahora que ya no tiene cargo de responsabilidad en el Gobierno -era secretario de Estado de Relaciones con las Cortes- podrá dedicar más tiempo a dirigir el partido en la provincia. También se considera que el cargo de Betoret lo apartaría de su pretensión de volver a convertirse en el presidente provincial. Sin embargo, otras fuentes no dudan en afirmar que la inclusión del diputado en la cúpula nacional no es incompatible con su pretensión de volver a ser presidente provincial.

Fotos

Vídeos