Generalitat y diputaciones abogan por colaborar en favor de la ciudadanía

Generalitat y diputaciones abogan por colaborar en favor de la ciudadanía
Txema Rodríguez

Ximo Puig defiende «superar el frentismo entre las instituciones»

EFE

El president de la Generalitat, Ximo Puig, y los presidentes de las diputaciones de Castellón, Valencia y Alicante -José Martí, Toni Gaspar y Carlos Mazón- han coincidido este miércoles en la necesidad de que estas instituciones colaboren, en favor de la ciudadanía.

Los tres presidentes de las diputaciones han participado en un encuentro organizado por Radio Valencia, al que ha asistido Puig entre otros responsables institucionales, y en el que han abogado por la coordinación institucional para mejorar los servicios que prestan al vecindario.

Al término del acto, Puig ha señalado a los medios de comunicación que «lo importante son los ciudadanos», y por ello hay que «superar el frentismo entre las instituciones» y colaborar con las diputaciones para conseguir «fortalecer a los ayuntamientos» y abordar conjuntamente aspectos como la despoblación.

Ha asegurado que la Generalitat estará «absolutamente abierta» a las ideas que puedan surgir de las diputaciones frente a cuestiones como la despoblación, el fortalecimiento de la autonomía local a través del fondo de cooperación iniciado hace cuatro años o mancomunar servicios públicos para garantizar que todos los ayuntamientos prestan un servicio de calidad.

El president ha considerado que hay que hacer un «ejercicio de pragmatismo» y, dentro del marco legal actual de las diputaciones, ver cómo se puede «actualizar» el papel de estas, que en su opinión han de ser «profundamente municipalistas» y no ser «dirigistas desde arriba», sino dar respaldo a las decisiones políticas que tomen los ayuntamientos.

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha asegurado que en las relaciones entre estas corporaciones y la Generalitat «no hay otro modelo que la complementariedad» y ha propuesto «empezar de cero», sin «imposiciones» ni vulnerar el principio de autonomía organizativa de las entidades locales.

Mazón ha afirmado que «la predisposición es la mejor» y ha pedido que cuando haya alguna controversia sobre la lengua, los servicios sociales o las mancomunidades se sienten a hablar y se les hagan llegar propuestas, al tiempo que ha ofrecido que las diputaciones ejecuten los fondos europeos.

El presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar, ha afirmado que las instituciones tienen la «obligación de no hacer frentismo» y ha opinado que hay que trabajar «de la mano» y con «lealtad absoluta» a la hora de usar el dinero de los impuestos de los ciudadanos para hacer políticas básicas.

Gaspar ha señalado que ninguna institución «es sagrada», y por ello ni va «inciensando las diputaciones ni quemándolas en mitad de la plaza», y ha opinado que es necesario hacer una «transición» hacia el papel que debe jugar en el siglo XXI.

El presidente de la Diputación de Castellón, José Martí, ha defendido que esta institución no debe ser una organización supramunicipal, sino intermunicipal, ni un «contrapoder» o un «ariete» para enfrentarse a la Comunidad autónoma, sino que debe haber entre ambas instituciones una relación de «lealtad y confianza».

Martí ha abogado por un «nuevo modelo» de Diputación que parta de la posición de que los municipios son «mayores de edad» y que en aspectos como la despoblación se constituya «prácticamente en un grupo de presión».

Por otra parte, los tres presidentes de las diputaciones han señalado que esperan que este jueves haya acuerdo de Gobierno en España y se pueda empezar a hablar ya de los problemas que afectan a las instituciones locales.

Más información