La Generalitat defiende en el juicio la elección de Marco

A. G. R. VALENCIA.

El contencioso que planteó Pere Valenciano, el candidato a dirigir Á Punt, ante el nombramiento de Empar Marco, quedó ayer visto para sentencia. La juez no aceptó la incorporación de la documentación que avala la incompatibilidad de Vicente Vergara como miembro del Consejo Rector de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación. Al mismo tiempo que desempeñaba este cargo tanto él como su mujer mantenían un puesto en una mercantil. Esto será la base de otra demanda, según adelantó ayer Valenciano. Fue precisamente este responsable el que valoró el trabajo de Marco. La Abogacía de la Generalitat defendió ayer durante la vista el proceso de selección. Desde el Consell entienden que el hecho de que los proyectos de los diferentes candidatos se repartieran entre los consejeros no implica que no se hiciera una valoración global de todas las propuestas ese mismo día en el que se reunieron. Añadieron que no se trataba de un concurso público porque la plaza no era de funcionario sino de cargo de confianza y alta dirección, por lo que en el proceso no regía la Ley de Función Pública.

La representación de Valenciano considera la hipótesis de la valoración global poco creíble. «¿Cómo se pudo realizar esta puesta en común? ¿De qué modo?», explicaron. El aspirante siempre ha sostenido que el proceso estaba amañado. El demandante también plantea ante la juez que la baremación se aprobara con posterioridad a que se hubieran presentado los curriculums y los proyectos de los aspirantes. La Abogacía responde que esto no invalida el proceso porque las bases sí estaban publicadas con anterioridad.

 

Fotos

Vídeos