La Generalitat es la administración que más tarda en pagar a sus proveedores

JC. F. M.

valencia. El día en el que Ximo Puig debía reunirse con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para abordar la situación financiera de la Generalitat -cita suspendida y sustituida por otra del conseller Vicent Soler con la secretaria de Estado de Hacienda, el ministerio hizo públicas diversas estadísticas sobre la situación financiera de las CCAA. Entre ellas, la del Periodo Medio de Pago a proveedores (PMP), el indicador que mide el retraso de las administraciones en atender sus deudas con las empresas con las que contratan la prestación de servicios y suministros. El dato es del mes de junio y sitúa a la Comunitat con 53,09 días de retraso, cuatro jornadas más que en el mes de mayo.

El dato supera con mucho los 30 días que establece la Ley de Estabilidad como tope para no considerar morosa a una administración. Eso sí, al menos no supera el límite de 60 días que fija la ley como línea roja a partir de la cual la propia Administración central se reserva la posibilidad de intervenir las cuentas de una CCAA.

Con todo, el dato de la Comunitat Valenciana no convida al optimismo. La Generalitat es la administración, de todas las autonomías españolas, que más tarda en pagar a sus proveedores. De hecho, esos 53,09 días doblan la media de retraso de las CCAA, que se sitúa en 26,06 días.

El retraso en los pagos de la administración autonómica -otro de los parámetros que vigila la Ley de Estabilidad- sitúa a la Comunitat Valenciana con el peor registro de todas las regiones. En mayo, Baleares obtuvo peores registros que la Comunitat. Pero en junio la administración autonómica logra superarla. De hecho, inmediatamente por detrás de la Generalitat se sitúa ahora la Región de Murcia, con 51,23 días.

En cuanto a la deuda no financiera, la de la Comunitat supera los 2.045 millones de euros.