La Fiscalía incoa diligencias penales contra el exalcalde de Chiva por falsificar informes

El exalcalde de Chiva José Manuel Haro. /IRENE MARSILLA
El exalcalde de Chiva José Manuel Haro. / IRENE MARSILLA

Haro manipuló documentos oficiales con el fin de cobrar 48.000 euros de ayudas del Ivace para su empresa

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

La Fiscalía Provincial de Valencia quiere saber qué hay detrás de la actuación del exalcalde de Chiva José Manuel Haro para cobrar subvenciones del Ivace para su empresa particular. La denuncia partió del Ayuntamiento de Chiva después de certificar que Haro había falsificado presuntamente la firma electrónica del actual alcalde, Emilio Morales, y códigos de registro de entrada para presentar documentos en el órgano que depende de la conselleria de Economía con el fin de recibir casi 50.000 euros en ayudas para su negocio particular.

El Ministerio Público, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico, ha informado al Ayuntamiento de Chiva de que se han incoado diligencias de investigación penal y se ha designado un fiscal instructor para que investigue el caso y determine si se ha podido cometer un delito de falsedad documental.

La alarma de este caso la hizo saltar el Ivace el pasado 23 de mayo cuando remitió una carta al Ayuntamiento de Chiva al sospechar que la documentación presentada por José Manuel Haro para recibir dos subvenciones por un valor global de 48.000 euros y optar a una tercer ayuda podría estar manipulada. Al comprobar los requisitos, el Ivace descubrió que al menos uno de los documentos «ha sido presuntamente manipulado, que no coincide con el texto contenido en la copia descargada desde la sede electrónica».

La maniobra de Haro y denunciada por el Ayuntamiento se resume en un artesanal copia y pega. El empresario conserva números de registro de entrada y firmas electrónicas del actual alcalde en documentos que él utilizó cuando era portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Chiva. Cada número de registro es único, por lo que sólo se puede utilizar para un documento.

Para presentar documentación en el Ivace con el fin de optar a las subvenciones, la maniobra que presuntamente ejecutaba Haro era copiar el número de registro y la firma electrónica antigua –datada en 2016– y pegarlos en nuevas solicitudes –de 2017– para certificar que su empresa cumplía con los requisitos para optar a las ayudas. Una autorización que tenía que dar el Ayuntamiento con un documento oficial pero que Haro presuntamente falsificó para evitar ese paso y para no arriesgarse a que fuera rechazada su petición.

El documento falsificado valida que la actividad de la empresa de Haro es inocua y por ello está exenta de licencia ambiental integrada. Un requisito incluido en las bases del Ivace para optar a unas ayudas financiadas con fondos europeos FEDER.

El Ayuntamiento de Chiva, tras ser alertado por el Ivace, reclamó una auditoría informática que certificó que la firma del alcalde y el registro había sido manipulado. Para el Consistorio, el único fin que perseguía José Manuel Haro «era obtener subvenciones de manera indebida».

Temas

Chiva