La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide al juez que prohíba un «acto de odio» a la Guardia Civil en Alsasua

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide al juez que prohíba un «acto de odio» a la Guardia Civil en Alsasua

Considera que el evento «Ospa Eguna» tiene como finalidad la expulsión de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Navarra y el País Vasco

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido al juzgado central de guardia que prohíba el acto «Ospa eguna» («Día del adiós») que se celebrará este sábado en la localidad navarra de Alsasua con motivo de sus fiestas patronales. El Ministerio Público considera que la finalidad del acto «no es otra que generar un ambiente de presión y hostilidad sobre los miembros de la Guardia Civil, generando un clima de terror entre sus componentes destinados en Navarra y el País Vasco, hasta conseguir su aislamiento social y su expulsión, al considerar a dicho Cuerpo como una fuerza de ocupación«.

El teniente fiscal Miguel Ángel Carballo señala en su escrito que dicha expulsión «es una reivindicación que históricamente ha llevado a cabo la organización terrorista ETA y que en la actualidad se sigue llevando a cabo por cierto sector de la izquierda abertzale».

El acto, prosigue la Fiscalía, trata de conseguir el objetivo táctico de la banda terrorista ETA, consistente en la expulsión de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas. «Este evento sirve de colofón anual a las numerosas iniciativas contra la Guardia Civil que, de modo continuo, se realizan en Alsasua, lo que genera entre los vecinos un clima social contrario a su presencia en esa localidad, y fomentan un ambiente de presión, odio, acoso e incluso violencia sobre los guardias civiles y familias que residen y trabajan allí».

Por este motivo, el teniente fiscal reclama que se acepte la competencia de la Audiencia Nacional para revisar los hechos, no solo por su carácter de un delito de odio, sino también por tratarse de un delito de terrorismo. Así, reclama que se comunique al departamento de Interior del Gobierno de Navarra la necesidad de adoptar las medidas necesarias para impedir la celebración del acto para prevenir, en su caso, la comisión de delitos y para identificar y poner a disposición judicial a las personas que, vulnerando tal prohibición, realicen presuntamente actuaciones que revistan siquiera indiciariamente los caracteres de delito.

En la localidad de Alsasua fueron agredidos en 2016 dos guardias civiles y sus parejas por un grupo de personas que fueron condenadas en la Audiencia Nacional a penas de entre dos y 13 años de cárcel por las lesiones causadas con el agravante de odio, aunque el tribunal no estimó la finalidad terrorista que defendía la Fiscalía. La sentencia está a la espera del recurso de casación en el Tribunal Supremo.