Finaliza la investigación sobre el crimen del agente de la Guardia Urbana de Barcelona

Dos años después le echan el cierre a la investigación sin que Rosa Peral y Albert López, los dos acusados, aclaren quién mató a Pedro Rodríguez. Su cadáver apareció calcinado en el maletero de un coche en mayo de 2017. Según Rosa, Albert lo asesinó por celos: "Le mataba el hecho de que yo me quisiera casar con Pedro". Por ello, dijo, que fue a su casa y con un hacha acabó con la vida de Pedro. Ella declaró que la obligó a colaborar en el suceso pidiéndole que limpiara la sangre y haciendo que lo acompañara hasta el pantano en el que el crimen quedó convertido en cenizas. Según Albert, fue Rosa quien mató a Pedro y tras hacerlo lo llamó. Él cuenta que acudió a su casa y al abrir el maletero vio que tenía el cuerpo dentro. Ella lo convenció para que la ayudara a deshacerse del cuerpo pidiéndole que comprara gasolina y acompañándola hasta el lugar en el que, según declaró, ella le echó gasolina y el coche empezó a arder con el cuerpo dentro. Ese lugar, el pantano de Foix, es el único punto en el que coinciden dos versiones entrecruzadas. A la espera de que empiece el juicio, la jueza ha ampliado la prisión provisional para ambos.