«El feminismo debería ser declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad»

Carmen Alborch, durante el discurso en el Palau. / manuel molines
Carmen Alborch, durante el discurso en el Palau. / manuel molines

La exministra asegura que a los premiados con los galardones de la Generalitat les une la motivación «de hacer un mundo mejor» Carmen Alborch Política, profesora y escritora

F. R. VALENCIA.

La exministra de Cultura Carmen Alborch, reconocida con la Alta Distinción de la Generalitat con motivo del 9 d'Octubre, aseguró ayer que el feminismo «ha mejorado la calidad de vida de todos los ciudadanos» y que por ello «debería ser declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad».

Alborch fue ayer la portavoz de los premiados con los galardones que con motivo del Día de la Comunitat Valenciana entrega cada 9 d'Octubre el Gobierno valenciano.

La que fue primera ministra valenciana -titular de Cultura desde julio de 1993 a mayo de 1996- con Felipe González, acudió al acto de entrega de premios del Ejecutivo autonómico valenciano ayudada por un colorido bastón.

Durante su intervención aseguró que tenía un sentimiento que compartían los premiados, «de gratitud por el reconocimiento del trabajo» y agradeció al presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez que hubiese acudido al acto para acompañarles en esa cita.

Indicó que se sentía «muy orgullosa» por compartir el premio con el dispositivo que posibilitó el acogimiento de los inmigrantes del 'Aquarius' que llegaron a Valencia el pasado 17 de junio.

Alborch, que desplegó su sonrisa a lo largo del acto, aseguró que tdos los premiados tenían algo en común: que han luchado por conseguir un mundo mejor.

Alborch, que ha sido ministra, senadora, parlamentaria en el Congreso, candidata a la alcaldía de Valencia y portavoz municipal socialista aseguró que es «imprescindible la lucha» y la «esperanza» por una sociedad mejor y más igualitaria, y se mostró esperanzada de que el «efecto» contagio surgido en la sociedad tras el movimiento feminista continúe, ya que ha permitido que se escuchen más voces diferentes y la apertura de «más espacios» tanto para las mujeres como para los hombres. Sobre estos aseguró que siempre ha habido «hombres cómplices» que favorecieron el desarrollo del feminismo.

No dudó en destacar la presencia entre los premiados de las rectoras de la Universitat de València y de la Universitat Jaume I, Mavi Mestre y Eva Alcón, respectivamente, las primeraas rectoras en 600 años de historia de las universidades valencianas.

Alborch dijo que se sentía muy orgullosa por haber sido nombrada para recibir la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana y de serlo junto al dipositivo del Aquarius, «una muestra de la solidaridad».

«Compartimos una motivación vital: construir y luchar por un mundo mejor. Creo que esa motivación vital está en cada uno de nosotros y hasta el último suspiro y hasta el último día estaremos ahí luchando por hacer un mundo mejor», aseguró la portavoz de los premiados que ensalzó el feminismo y sobre el que indicó que debería ser declarado Patrimonio Imaterial de la Humanidad.

Tras su intervención, Alborch se fundió en un largo abrazo primero con Pedro Sánchez y a renglón seguido con Ximo Puig.

Antes de entrar al Palau de la Generalitat, Alborch dijo que espera que «no haya vuelta atrás» en el movimiento de defensa de los derechos de la mujer tras la eclosión surgida el pasado año y su efecto contagio en favor de la igualdad.

 

Fotos

Vídeos