El exvicepresidente de Emarsa: «Enrique Crespo amenazaba con querellarse cuando planteaba problemas»

Ramón Marí, alcalde de Albal./LP
Ramón Marí, alcalde de Albal. / LP

Ramón Marí asegura que le llegaron a decir que la depuradora no estaba sujeta a la Ley de Contratos

A. Rallo
A. RALLOValencia

Ramón Marí, exvicepresidente de Emarsa y alcalde de Albal, está declarando como testigo en el expolio de la depuradora de Pinedo. Visiblemente nervioso -el tribunal le ha tenido que pedir que se concentrara en las preguntas- ha intentado explicar cómo la depuradora estaba controlada por el gerente Esteban Cuesta y el presidente Enrique Crespo. "No me dejaban acceder a la documentación. Usted no es nada aquí", ha asegurado que le dijeron cuando reclamaba datos. Marí ha explicado que incluso se planteó entrar en la dirección. Él no pensaba en "fiscalizar" sino en una doble firma para tener mayor control en el día a día. "Crespo me dijo que eso sólo entorpecía". También, según el testigo, le llegaron a decir que la depuradora no estaba sujeta a la Ley de Contratos.

El dirigente socialista alertó en su día de que se podían estar destruyendo por las tardes determinados documentos en la depuradora. Marí explicó que en los consejos de administración lo dirigía todo Enrique Crespo y que en apenas 30 minutos se resolvía aquello. Las dudas que Marí planteaba en las reuniones, en ocasiones, no aparecían en las actas porque Crespo le "amenazaba con querellarse".