El exdiputado Bataller abandona Compromís y proclama que el partido ya no es «útil»

Enric Bataller. /Compromís
Enric Bataller. / Compromís

El exparlamentario arremete contra «los vicios internos» de la coalición y asegura que el proyecto «no está a la altura de las circunstancias»

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERAValencia

Las elecciones generales del pasado 28 de septiembre fueron un duro revés para Compromís. La coalición, tras romper su pacto con Unidas Podemos y decidir presentarse en solitario, pasó de contar con cuatro diputados en el Congreso a quedarse con la única representación de Joan Baldoví. Uno de los parlamentarios que no pudo revalidar su acta en la Cámara Baja fue Enric Bataller, que ayer anunció que abandona el partido al considerar "que la utilidad de Compromís ha llegado a su punto final".

En una dura carta remitida al mismo tiempo a sus compañeros de partido y a medios de comunicación, Bataller insiste en que "el espíritu transformador de Compromís se ha parado" y apunta que "ni parece cumplir un papel propio y diferente respecto a otras formaciones". El exdirigente, que dentro de la coalición forma parte del partido que encabeza la vicepresidenta Mónica Oltra, admite el papel del que ha sido su proyecto durante años y a nivel municipal y autonómicos define a sus excompañeros como "buenos gestores" pero remarca que, del mismo modo, son irrelevantes a nivel estatal y europeo, donde insiste que se está jugando "realmente la partida".

"Compromís se ha paralizado y no confío en que los intereses de las cúpulas que lo gobiernan permitan una evolución positiva", asevera Bataller en la carta, en la que subraya que las críticas por la falta de democracia interna en una organización que querían "fresca y abierta" muestran que "son demasiados los vicios acumulados, pese a que la casi infinita paciencia de la militancia ha permitido hasta ahora que el problema permaneciera amortiguado". Por todo ello, afirma que no quiere "ser cómplice por más tiempo" de una situación que no comparte.

Bataller había pasado bastante desapercibido en el grupo del Congreso que encabezaba Baldoví y en el que los otros dos integrantes, que tampoco consiguieron revalidar el acta, eran más apreciados. El exparlamentario perdió las primarias internas de Iniciativa del Poble Valencià (el partido de Oltra) contra Isaura Navarro y quedó relevado a un sexto puesto de la lista. Tras los malos resultados electorales de Compromís en las generales, Navarro fue 'rescatada' como secretaria autonómica de Sanidad pero Bataller nunca se incorporó al Ejecutivo valenciano.

Fuentes de Compromís confirman que la salida de Bataller les ha pillado por sorpresa ya que no había conocimiento del malestar del diputado ya que en ningún órgano del partido había trasmitido estas críticas. Además, desde uno de los sectores críticos del partido de Oltra, 'Més Iniciativa + Compromís', aunque apuntaron que comparten algunos reproches explicados por Bataller aseguraron que no estaba adscrito a la corriente. Este sector se desvinculó del exdiptuado al incidir que defienden reformas pero siempre dentro de Compromís para que sea un garante de estabilidad que tanto se echa en falta en Madrid Oltra rechazó entrar a valorar los motivos de la salida del exdiptuado al remarcar que "es una decisión personal que respeto y en la que no voy a entrar a juzgar las causas de esta decisión". Además, respecto a si cree que se debe a no haber obtenido escaño al ir en la sexta posición en la lista de la coalición por Valencia, incidió en que "eso seria valorar la decisión y, además, hacerlo de una forma poco elegante". Respecto a si cree, como apunta Bataller, que Compromís ha finalizado su papel transformador, Oltra indicó que no y afirmó que cada día desde los ayuntamientos y la Generalitat está "mejorando la vida de las personas".

Críticas conocidas

Las críticas de falta de democracia interna no son nuevas en la coalición. Hace apenas dos meses, una de las cuatro patas de la coalición, Gent de Compromís (la base de militantes que no está adscrita a ninguna sigla política), decidió cesar su actividad de manera indefinida "por la falta de democracia".