De la escena política a bambalinas

Carolina Punset. / efe
Carolina Punset. / efe

Altos cargos, diputados y concejales pasan a ser asesores de los principales partidos | Una docena de dirigentes sin presencia en primera línea copan puestos de eventuales en el Consell, ayuntamientos y diputaciones

M. HORTELANO

La política, como la vida, son ciclos. Un día diriges un partido político, estás al frente de un área o tienes en tus manos la gestión de una determinado proyecto y al siguiente, has pasado a la reserva o, en el mejor de los casos, desciendes un peldaño en la responsabilidad, como asesor o asesora de los principales líderes de la actualidad autonómica. En la Comunitat Valenciana, una docena de personas de reconocida trayectoria en la primera fila del panorama de las instituciones se ha reubicado esta legislatura o la anterior en puestos eventuales, de los que los altos cargos pueden elegir de manera directa, sin superar ningún concurso. Eso sí, su trabajo sólo está asegurado mientras la persona de la que dependen continúe o les mantenga la confianza.

Una de las incorporaciones más mediáticas ha sido la de la exlíder de Ciudadanos en la Comunitat, Carolina Punset. Hasta las pasadas elecciones municipales y europeas ocupó escaño en el Parlamento Europeo después de haber pasado también por la portavocía de la formación naranja en Les Corts. Sin embargo, pasado su periplo por Bruselas y Estrasburgo, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, decidió valerse de su experiencia en las instituciones europeas y la designó asesora en esta materia para la Presidencia. Su fichaje -por 51.846 euros al años- es el primero de un asesor, de los que se recuerdan, en el que la Generalitat emite una nota de prensa para comunicarlo. Hecho que demuestra el interés del jefe del Consell en exhibir el fichaje y la incorporación de una persona de fuera de la órbita del PSPV.

María Oliver, Julià Àlvaro y Paco García.

Otra de las personas que ha dado el salto de formación esta legislatura es el exsecretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Àlvaro, que formaba parte de Compromís en el pasado Gobierno y se pasó a Unidas Podemos tras su abrupta salida del segundo escalón del Consell. Aunque su nombre aún no ha sido publicado en el Diario Oficial, en la toma de posesión de los altos cargos de la Vicepresidencia Segunda, área que dirige Rubén Martínez Dalmau, ya se dijo en público que se incorporaba la equipo como asesor en temas verdes. En esa misma conselleria, pero enfocada al área de Vivienda, la exportavoz de València en Comú en el Ayuntamiento de la capital, María Oliver, también ocupará plaza de asesora. Esos puestos se pagan a 46.308 euros al año.

Ocho exconcejales de Valencia han encontrado acomodo como eventuales

También aterrizado desde una concejalía en el Consistorio valenciano llegó la pasada legislatura el exsecretario general del PSPV de la ciudad Salvador Broseta, que pasó primero por Presidencia y después por Justicia, donde asesora en temas de Memoria Democrática. En su etapa en el Palau coincidió con la exdirectora general del Plan Nacional contra las Drogas en el Ministerio de Sanidad y exdiputada autonómica Núria Espí, que también es personal eventual del presidente Puig

De otro presidente, en este caso del de Les Corts, forma parte del gabinete el exdiputado de Compromís Paco García. El ahora asesor de Enric Morera es una de las personas cercanas a la órbita de la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, y miembro de Iniciativa, una de las patas de la coalición valencianista. Con un salario de 60.196 euros (similar al de un conseller) se mantiene en la Cámara donde en la pasada legislatura ocupó escaño.

Sin salir de Compromís, la concejala de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Valencia durante la anterior legislatura, Pilar Soriano, no logró reunir los apoyos necesarios en las primarias para continuar. Sin embargo, no cambiará de lugar de trabajo, porque ocupa según la web del Consistorio, uno de los cinco puestos en el gabinete del alcalde, Joan Ribó. Su puesto tiene una remuneración de 58.860 euros anuales.

Núria Espí, Pilar Calabuig y Salva Broseta.

En el Partido Popular los malos resultados electorales y la situación judicial , con todo el anterior grupo municipal imputado, ha hecho a la dirección reubicar a los concejales en puestos de segundo nivel. La portavoz del PP en el Ayuntamiento, María José Catalá se ha quedado a Eusebio Monzó y a Cristóbal Grau como asesores a 58.860 euros y 67.689 euros anuales respectivamente. Maria Àngels Ramón Llin, exconcejala y exconsellera, ha encontrado hueco como asesora en el grupo popular en la Diputación de Valencia. Un destino que comparte con una antigua compañera de pleno municipal, la exedil socialista Pilar Calabuig, que prestará servicio de asesoría al gobierno provincial.