Los empresarios investigados por Antifraude intentan cobrar 25.000 euros de Turismo

Imagen aérea del aeródromo del Maestrat. / a. maestrat
Imagen aérea del aeródromo del Maestrat. / a. maestrat

La familia Adell Bover, relacionada con el hermano de Puig, sigue con la táctica de optar al máximo número de subvenciones

HÉCTOR ESTEBAN

La familia Adell Bover, propietarios de una de las productoras de televisión investigadas por Antifraude por pactar precios para ganar un concurso en À Punt, sigue intentando lograr subvenciones de distintos departamentos de la Generalitat. En esta ocasión no lo hacen a través de sus productoras Canal Maestrat y Kriol Produccions sino que el vehículo para optar a las ayudas públicas es la Asociación de Vecinos de Les Suterranyes de Vinaròs. El Diario Oficial de la Generalitat publicó ayer el listado de ayudas concedidas y denegadas para el impulso del marketing turístico de la Comunitat Valenciana. La familia Adell Bover, que tiene unos vínculos laborales muy estrechos con Francis Puig, hermano del presidente de la Generalitat, solicitó una ayuda de 25.000 euros para la restauración del Mas de Baret como sede social y logística del aeródromo del Maestrat.

No es la primera vez que la familia Adell Bover se topa con una negativa de Turismo en un reparto de subvenciones. El año pasado, a través de la misma asociación de vecinos, ya intentaron optar a una ayuda de 20.330 euros para el mismo cometido. Turismo denegó la solicitud al considerar que la sociedad, en el momento de la presentación de la solicitud, no estaba inscrita en el Registro General de Empresas. Un año después, lo han vuelto a intentar aunque han chocado de nuevo con la negativa para repartir una subvención de 25.000 euros. En esta ocasión la razón ha sido que el solicitante no tiene la condición de beneficiario, según exige la Ley General de Subvenciones. Además, optaron a otros programas de impulso del turismo en la Comunitat que tampoco contaron con el beneplácito de Turismo al considerar que lo que se pretendía potenciar era una negocio privado como era el aeródromo del Maestrat. En cambio, sí que ingresaron dos ayudas de 5.000 euros de la conselleria de Justicia para impulsar unas jornadas sobre la memoria histórica.

Una vez más, estos empresarios de Vinaròs mantienen viva la dinámica de optar a varias de las subvenciones ofrecidas por la Generalitat. Desde la llegada del Botánico, la familia Adell Bover han ingresado más de 400.000 euros en ayudas mayoritariamente de programa para fomentar el uso del valenciano. Canal Maestrat es la sociedad que acumula el mayor número de subvenciones y con Kriol, una empresa creada en 2016, mantuvo la misma estrategia. El problema llegó cuando À Punt descubrió a estados dos sociedades de los hermanos Adell Bover pactando precios con la firma Comunicacions dels Ports, que es propiedad del hermano de Ximo Puig y que fue excluida del concurso para suministrar imágenes a la cadena pública. Las tres firmas se habían repartido los tres primeros lotes con una suma global superior a los 70.000 euros.