El diputado Josep Nadal critica la falta de democracia interna en Compromís

Josep Nadal, durante un pleno en Les Corts. / TXEMA RODRÍGUEZ
Josep Nadal, durante un pleno en Les Corts. / TXEMA RODRÍGUEZ

«El número de gente que quiere afiliarse apenas ha crecido desde 2015», señala el nacionalista en su advertencia de la parálisis del proyecto

BURGUERA

valencia. El diputado de Compromís en Les Corts Josep Nadal puso voz ayer al descontento de la militancia que durante años se afilió a la coalición al margen de sus tres partidos fundadores. Se sumaban a Compromís. Al margen del Bloc, Iniciativa y Els Verds. Cientos de personas se inscribieron como militantes de la coalición con la esperanza de que el artefacto electoral creado en 2010, un pacto coyuntural a tres bandas de cara a las elecciones de 2011, se convirtiese en un proyecto integrador del nacionalismo de izquierdas. Ocho años más tarde, el poema de Oliverio Girondo se constata: 'La esperanza dispone de tantos terrenos baldíos'. La partitocracia se impone. Nadal realizó una reflexión en redes sociales sobre la decepción provocada tras el anuncio de decenas de militantes directos de Compromís de afiliarse al Bloc a causa de la desigualdad de los derechos entre las bases de los tres partidos y de aquellos que creyeron en una apuesta política que no cuaja como proyecto común por la falta de democracia interna.

«No tenemos a nivel orgánico los mismos derechos que el resto de la militancia y tampoco se nos da ninguna salida», denuncia Nadal, miembro de Gent de Compromís (GdC), corriente que ayer emitió un comunicado tras conocerse que decenas de militantes se 'pasan' al Bloc (que ayer daba la «bienvenida» a los nuevos afiliados, obviando las razones por las cuales se produce el trasvase), donde denuncian que «las graves carencias democráticas existentes no permiten hacer una política plena ni poder expresarse en ningún órgano de decisión» de la coalición.

«Compromís era mucho más que el Bloc, Iniciativa y Els Verds. Pasados los años hemos visto que aquello era cierto de puertas afuera pero orgánicamente hemos acabado asumiendo que los tiempos de cooperativa política quedan atrás y el modelo UTE se impone», reconoce el diputado, cantante de 'La Gossa Sorda', quien admite que «lo que más me preocupa es que si no se nos da ninguna respuesta a Gent de Compromís es porque la UTE es incapaz de hacer ninguna propuesta de futuro que vaya más allá de la brega institucional». La prioridad, dedicarse a la gestión del Consell, ha descuidado la integración del proyecto nacionalista.

El parlamentario lamenta que el ejercicio del poder en el Consell impida el desarrollo de la coalición El Bloc da la «bienvenida» a la militancia independiente que recurre al partido por la vulneración de sus derechos

Nadal considera que «a pesar de la simpatía» hacia Compromís, la coalición «no ha sabido acompañar este crecimiento con cambios orgánicos necesarios y, hasta donde yo sé, el número de gente que quiere entrar en Compromís apenas ha crecido desde 2015», lo que culmina en una situación paradójica: «Compromís renuncia a utilizar la marca Compromís para crecer en militancia y remite a los partidos para que te afilies».

Para el diputado nacionalista, no queda otra solución al bloqueo interno que «sea alguno de los partidos el que dibuje de manera democrática y participativa el futuro», una situación en la que Nadal apuesta por el Bloc, si bien él asegura que pretende continuar como un «verso suelto». No obstante, considera que «Compromís no se abre y el Bloc tampoco». En este sentido, el miembro de la corriente de militantes independientes valora positivamente la evolución de la coalición, «cambios importantes» como la puesta en marcha de primarias para elegir a sus representantes, si bien «parece que actualmente el paso adelante de las primarias no está consolidado ni mucho menos».

 

Fotos

Vídeos