Descartan subirse el sueldo más allá de las mejoras lineales

B. F. VALENCIA

La portavoz del Consell, Mónica Oltra, descartó ayer cualquier subida de los sueldos del los altos cargos y asesores que conforman el Gobierno valenciano más allá de las recibidas a través de las mejoras salariales que están recibiendo en función de los acuerdos globales del Ejecutivo central. La vicepresidenta ya señaló hace un año, y en ocasiones anteriores también lo había comentado, que se produce una «disfunción» entre los funcionarios de la Generalitat y los altos cargos autonómicos.

El Consell se bajó el sueldo un 2% en tiempos del PP, en 2013, cuando la crisis era tan acuciante que las cuentas públicas valencianas estaban en serio peligro de ser intervenidas. Durante los ejercicios siguientes las nóminas de los políticos en la Generalitat quedaron congeladas. De este modo, el suelo de Alberto Fabra cuando abandonó el Palau, en mayo de 2015, rondaba los 66.000 euros.

El Ejecutivo valenciano ha aprovechado las subidas salariales de todos los funcionarios registradas durante la actual legislatura, en el momento en que la situación económica se ha ido recuperando, para sumarse a esas mejoras. De este modo, el sucesor de Fabra, el socialista Ximo Puig pasa a cobrar a partir de ahora cerca de 70.000 euros, lo que supone un incremento salarial desde 2015 en torno al 6%. Sin embargo, eso no soluciona la «disfunción» que supone que los funcionarios, en virtud de los diferentes complementos, estén cobrando actualmente más que sus jefes políticos. Oltra, ayer, afirmó que no es «una prioridad» para el Ejecutivo valenciano solucionar ahora este problema, tras varias intentonas fallidas en los últimos años.

Fotos

Vídeos