La cúpula de Podemos pide a sus bases apoyar la coalición para frenar a los poderosos

Pablo Echenique./Europa Press
Pablo Echenique. / Europa Press

Afirma que permitir el veto a Iglesias y otros dirigentes del partido en el Consejo de Ministros equivale a validar un sistema antidemocrático

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La dirección de Podemos apuró este miércoles las últimas horas de la consulta sobre la investidura para llamar a sus bases a la participación. Y lo hizo, cómo no, para animar el sentido del voto que abiertamente defiende Pablo Iglesias. Esto es, un Gobierno de coalición con ministros políticos de la formación morada, lo que incluye el rechazo a cualquier tipo de veto que el PSOE trate de imponer sobre los nombres que proponga Podemos para dirigir una cartera, muy especialmente el de su líder o el de Irene Montero.

«Si permitimos que se impongan los vetos, estaremos validando un sistema antidemocrático en el que solo las personas visadas por los poderosos pueden gobernar», señaló Pablo Echenique. El secretario de Acción de Gobierno, además de jefe de un equipo negociador de Podemos que aún no se ha estrenado, resucitó ante la militancia el fantasma de una elite empresarial que maniobra en la sombra para que Sánchez no incluya a dirigentes de la formación morada en el próximo Gobierno. «Si aceptásemos que los poderosos del Ibex-35, los fondos buitre y la banca puedan vetar a las personas elegidas en las elecciones para formar parte del gobierno, estaríamos aceptando el fin de la democracia en España», añadió Echenique, quien fue más allá al lanzar una pregunta directa al medio millón de inscritos de la formación: «¿Manda el pueblo o mandan la CEOE, el Santander y Moody's?».

El propio Iglesias se sumó este miércoles a la estrategia de arengar a sus inscritos. Insistió en que solo la presencia de miembros de su partido en el Consejo de Ministros puede garantizar un cambio real en las políticas del Gobierno central. Esto incluye, como ha repetido a lo largo de las últimas semanas, hacer frente al oligopolio de las eléctricas o a los fondos de inversión que mantienen por las nubes los precios del alquiler.

La encargada desde las filas gubernamentales de responder a esta nueva ofensiva de Podemos fue Nadia Calviño. La ministra de Economía aseguró no haber recibido presión alguna y dijo no comprender que «haya lideres que dijeran que vienen a acabar con la casta y los sillones y parezcan más interesados en sillones que en hablar de programa».

Resultados y participación

La consulta a las bases comenzó el pasado viernes y concluirá este jueves a las 11:00 horas. La previsión de la formación morada es poder anunciar los resultados el mismo jueves a última hora o en la mañana del viernes. El resultado, tal y como señalan los estatutos del partido, es vinculante, por lo que, en principio, la dirección de la formación no tiene prevista ninguna reunión a lo largo del fin de semana para discutir la posición de cara a la investidura que comenzará el próximo lunes y se votará el martes en primera ronda, donde el candidato socialista debería obtener la mayoría absoluta para ser designado presidente. De no ser así, el jueves podría serlo por mayoría simple, pero es del todo improbable que el voto de Podemos vaya cambiar de un día a otro, toda vez que la decisión que adopten los inscritos «es un mandato», insisten en el partido.

A diferencia de en anteriores consultas, Podemos no ha avanzado los datos de participación. La cifra que alcance no es un tema baladí. Se da por descontada la victoria de la opción del Gobierno de coalición sobre la del Gobierno de cooperación, pero la dirección de la formación necesita blindarse con el mayor número posible de apoyos. Más aún cuando rivales internos como la anticapitalista Teresa Rodríguez han anunciado su boicot a la votación al considerar que la fórmula que se ha planteado para preguntar a los inscritos es «un verdadero insulto a la inteligencia». Iglesias no solo necesita vencer para salir reforzado de este órdago que ha lanzado, sino que además necesita hacerlo por goleada.