El PP critica la «cobardía» de Puig por rechazar un cara a cara con Bonig

El PP critica la «cobardía» de Puig por rechazar un cara a cara con Bonig

La candidata popular promete recuperar todas las aulas concertadas de Bachillerato eliminadas esta legislatura por el Consell del Botánico

REDACCIÓN VALENCIA.

El portavoz de campaña del PPCV, Jorge Bellver, criticó ayer la «cobardía política» del 'president' y candidato socialista, Ximo Puig, por no aceptar un debate 'cara a cara' con la aspirante del PP a la Generalitat, Isabel Bonig, y le recordó que en 2015 aceptó un 'cara a cara' con el expresidente Alberto Fabra.

Ante esta negativa, el 'popular' se preguntó en un comunicado «dónde está la cultura democrática y el diálogo que tanto predica la izquierda» y subrayó: «Hasta en esto ha ligado Puig su futuro al de Pedro Sánchez, que tampoco quiere un debate a dos con Pablo Casado». «Más de un mes ha estado callado Puig ante la propuesta de Bonig de realizar un debate a dos. Y al final ha reconocido lo que nos temíamos: no quiere debatir con la líder del partido más votado porque su gestión es absolutamente reprochable por todos lados», aseveró, para insistir en que «a la hora de la verdad se esconde y no quiere debatir cara a cara con el PPCV».

En cualquier caso, el dirigente popular reconoció que los debates a cinco -PSPV, Compromís, Podemos, PP y Ciudadanos- «son necesarios y hay que hacerlos, y de hecho se están haciendo». «Pero si Puig tuviera algo de memoria, se acordaría de que en 2015 pidió un debate a dos con Fabra y sí se realizó», recalcó.

La dirigente popular censura en un almuerzo en Castellón que la izquierda «sólo sabe gastar»

Bellver criticó «la doble vara de medir de los socialistas se aplica en cualquier tema y con cualquier excusa, es lamentable», para destacar que Bonig no había puesto «ninguna condición» para la realización del debate. «Es más, había dado a Puig todas las facilidades, donde quisiera y como quisiera, e incluso utilizó las mismas palabras que este en 2015. De nada sirve cuando no quieres exponerte a salir perdedor», remarcó. Puig, ayer mismo, recordó que ha debatido con Bonig, «más que ningún presidente lo ha hecho nunca con ningún jefe de la oposición» los jueves en la sesión de control en Les Corts. «Yo pienso más en la evaluación continuada que en el examen final», dijo Puig ante las preguntas de los periodistas sobre el 'cara a cara' que Bonig le ha pedido.

Por otro lado, Bonig se comprometió ayer a recuperar todas las aulas concertadas de Bachillerato que el Consell de PSPV y Compromís ha eliminado a lo largo de la legislatura. Bonig se reunió ayer en Burriana con directores de centros concertados. La presidenta del PPCV explicó que la escuela concertada es un modelo aceptado y demandado y de hecho en Burriana representa el 50% del municipio.

«Nuestro compromiso con la educación pública es que uno de cada cinco colegios públicos nuevos con el PPCV tendrán el 80% de las asignaturas en inglés y además nos comprometemos también a extender el concierto al Bachillerato y recuperar todas las aulas de bachillerato que el Botànic ha eliminado, una supresión que ha sido declarada nula por el TSJCV». La presidenta del PPCV señaló que su partido «garantizará los conciertos y la libertad de los padres al elegir centro».

Bonig explicó ayer, por otro lado, que «sólo el PP habla de buena gestión sin subir impuestos ni más gasto público. Los partidos plantean cómo subimos el gasto público mientras que en el PP buscamos fórmulas para conseguir los mejores resultados y los mejores servicios. El debate se debe centrar en cómo gestionamos mejor los recursos que tenemos que no son ilimitados».

La candidata popular mantuvo ayer un encuentro en el Casino Antiguo de Castellón con representantes de la sociedad civil castellonense. E indicó que «hablamos de presente y de futuro para ilusionar a la gente. Hay que hablar claro y ser creíbles. Si dejamos de ser creíbles la gente busca soluciones fáciles a problemas complicados. Estamos por las políticas correctas, en la política como instrumento de sumar y aunar sociedades». Bonig explicó que «la izquierda solo sabe gastar. Puig ha aumentado la deuda de la Generalitat en 7.000 millones de euros más», recordó, así como que el gasto del capítulo de personal ha aumentado en 1.000 millones.