El Cristo de las Gotas se da de bruces en la procesión de Burgos

Todos esperando a que levantaran al Cristo pero el Cristo no se tuvo en pie. Por más que dos cofrades se lanzaran el plancha al rescate en Burgos han empezado la Semana Santa echándose las manos a la cabeza. La imagen de Cristo crucificado cayó de bruces provocando algunas heridas leves en algunos nazarenos y un dolor en todos los que llevaban un año esperando su salida en procesión. Él fue quien salió peor parado. La réplica accidentada acabó con un brazo roto, la cruz partida y la corona hecha espinas. Era el primer año que lo sacaban el vertical pero la idea se torció. Aunque la procesión resucitó a los pocos minutos. La hermandad superó el trago y cogió valor para seguir adelante aunque la imagen estuviera rota. Finalmente salió a la calle el Cristo de las Gotas que durante unos segundos fue el Cristo de la Caída.