Les Corts paga 5.000 euros en dietas por kilometraje en cada pleno

Imagen del hemiciclo de Les Corts. / Jesús Signes
Imagen del hemiciclo de Les Corts. / Jesús Signes

Los diputados perciben un complemento mensual por distancia y la Sindicatura advirtió en su informe de que habría que aclarar los ingresos

HÉCTOR ESTEBANVALENCIA.

Uno de los grandes asuntos por resolver en Les Corts es el cobro doble del kilometraje por parte de sus señorías. Los diputados tienen una asignación fija en función de su lugar de empadronamiento, un plus que va incluido en la nómina mensual. Además, por cada desplazamiento que hacen al Palau de Benicarló, ingresan también una dieta que se cobra una vez supervisada por el servicio económico de la Cámara. Este es un pago por asistencia. De esta manera, cada parlamentario tiene dos ingresos por lo que se puede considerar el mismo motivo. En la página web del Parlamento regional ya se puede consultar el pago de la indemnización por asistencia de la presente legislatura, la parte variable que recibe cada diputado por asistir a un pleno o una comisión de Les Corts. A la Cámara un pleno le cuesta casi 5.000 euros en dietas por kilometraje -4.702 euros concretamente, según los datos de las señorías presentes en el debate de investidura-. Esta cantidad se paga en función de las visitas a Valencia.

La popular Eva Ortiz es la parlamentaria que más lejos vive de la sede de Les Corts. Desde su casa en Orihuela al Palau de Benicarló hay 245 kilómetros, un viaje que se paga cada vez a 156,80 euros. En marzo de 2019, por ejemplo, la secretaria regional del partido percibió 2.038 euros por las 13 sesiones en la que estuvo en Les Corts entre pleno y comisiones.

La veracidad sobre el empadronamiento de cada señoría es un asunto todavía por resolver

En la otra orilla está la socialista Mercedes Caballero, la diputada que menos cobra por su desplazamiento a Les Corts. Caballero no podría pagarse ni un billete de ida y vuelta de metro. La parlamentaria cobra 1,92 euros por los tres kilómetros que separan su residencia del hemiciclo.

La Sindicatura de Comptes siempre ha estado alerta por el pago de estos conceptos. Se abonan según un listado de asistencia pero nadie controla en la Cámara si su señoría realmente se desplaza desde su lugar de residencia o en cambio vive en Valencia y ha pernoctado esa noche en la ciudad.

Los diputados valencianos también reciben una asignación fija en función de su lugar de empadronamiento. Una cantidad que en principio se aprobó para cubrir las dietas pero que con el paso del tiempo se ha convertido en un suplemento más de la nómina. Aquellos que residen a menos de 10 kilómetros del Palau de Benicarló perciben 306,05 euros al mes para hacer frente a sus gastos de desplazamiento. Los que viven a una distancia que va desde los 10 a los 100 kilómetros de Les Corts doblan el complemento e ingresan 612,12 euros al mes. En este tramo se sitúa uno de los puntos de fricción porque se paga lo mismo a señorías que multiplican por diez la distancia de residencia respecto a otros que tienen su domicilio mucho más cerca de Les Corts. No hay diferencia económica entre un diputado que vive en Manises y otro que lo hace en Oliva. El último tramo del plus por indemnización del ejercicio alcanza los 818,16 euros para los parlamentarios que están empadronados a más de un centenar de kilómetros.

El doble ingreso por distancia kilométrica -uno fijo y otro variable en función de la asistencia- es uno de los aspectos de la asignación reglamentaria que más polémica genera sobre el sueldo de sus señorías. Además, de la dieta y el plus, sus señorías disfrutan de una tarjeta vía T para autopistas y el parking gratuito en el centro de Valencia.