Día de Les Corts y de la marmota

Premiados y autoridades, ayer en la Cámara, tras el acto oficial del Día de Les Corts. / jesús signes
Premiados y autoridades, ayer en la Cámara, tras el acto oficial del Día de Les Corts. / jesús signes

El presidente de la Cámara admite que el discurso del año pasado «sigue vigente» | Morera vuelve a recordar que la Comunitat está infrafinanciada en un acto donde se repitieron los mensajes de los últimos tres años

BURGUERA VALENCIA.

El Día de Les Corts se celebró ayer con la infrafinanciación como eje central del discurso institucional. Nada nuevo bajo el sol. Hasta el propio presidente de la Cámara, Enric Morera, señaló ayer que su intervención del año pasado «sigue vigente», un mensaje que él recordó que se denominó 'Per un tracte just' (que en realidad es el lema que empleó entonces y ahora Compromís, el partido de Morera, en sus reivindicaciones sobre la financiación autonómica) y que ayer recuperó. Morera precisó que en un año se han producido algunos cambios, como es la puesta en marcha de la nueva televisión (ayer arrancaron las emisiones en pruebas), pero que en lo sustancial los valencianos deben seguir reivindicando lo mismo que en 2017 y en 2016 y en 2015: o sea, la financiación, alfa y omega de la actual legislatura.

El PP volvió a mostrar su escasa implicación con el evento, tanto por la escasa presencia en el acto institucional como posteriormente en el vino de honor, donde había más presencia castrense (las autoridades militares recibieron una mención de Morera por la cesión del claustro de Capitanía para celebrar los 600 años de la Generalitat) que del partido con mayor representación en el hemiciclo. El presidente de Les Corts reivindicó lo mucho que se trabaja en la Cámara, algo habitual también. Todo parecía un 'remake' de 'Atrapado en el tiempo', película sobre un día, el de la marmota, que se repite una y otra vez, sin fin. Sonó la versión instrumental del himno autonómico, sin letra, otro clásico, y se reclamó el consenso de todos para los temas de interés general.

En el capítulo de premiados, Les Corts habían aprobado otorgar la distinción Francesc de Vinatea al Consell preautonómico presidido por Josep Lluis Albiñana cuando se cumplen 40 años de su constitución. Albiñana no acudió por su desacuerdo por el modo en que la Generalitat «se ha puesto de perfil» en todo lo relacionado con 'el procés' independentista catalán.

Como respuesta, ayer fueron aplaudidos y premiados todos los miembros de aquel Consell con alguna excepción: Albiñana, al que ni se nombró. Algo parecido al «ese señor del que me habla» que utilizó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para evitar nombrar a Rodrigo Rato. Pues ni eso. Ni siquiera eso. Ni rastro de Albiñana.

El expresidente de la Generalitat, Joan Lerma, habló en representación de aquel Consell preautonómico y lamentó que entonces la negociación con el Gobierno central se produjo «con las cartas trucadas», lo que permitió al Estado bloquear el Estatut autonómico. Ahora hay problemas para su revisión. Nada nuevo. Un dejà vú. De hecho, Morera reclamó «que no se demore más la aprobación de la reforma del Estatuto de Autonomía» en el Congreso». La activista Amparo Sánchez, convertida al Islam y divulgadora del patrimonio islámico valenciano y del papel de la mujer en la sociedad, agradeció emocionada el premio Guillem Agulló y afirmó que muchas personas trabajan para conseguir sociedades «abiertas, plurales, diversas y respetuosas».

 

Fotos

Vídeos