Los constructores paralizan otro acuerdo de la Generalitat con la mercantil estatal Tragsa

Obras en el Centro Cultural de Benidorm. / mario ayús
Obras en el Centro Cultural de Benidorm. / mario ayús

La sociedad Proyectos Temáticos anunció la finalización del Centro Cultural de Benidorm sin licitación y a través de una encomienda

H. E.

valencia. Las constructoras siguen firmes en su batalla contra la empresa estatal Transformación Agraria (Tragsa), que se encarga de actuaciones urgentes como las que son necesarias en casos de catástrofes naturales. Un cometido que ha visto ampliado su abanico y que choca frontalmente contra los intereses de las empresas que se dedican a la ejecución de obras y que participan en los procesos de adjudicación pública.

Si hace un par de semanas los constructores se apuntaron un éxito al ser considerado su recurso contra la obra de reforma de la sede del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, ahora también han logrado paralizar el proyecto para terminar el Centro Cultural de Benidorm, que llevaba casi una década parado y cuyas obras iba a acometer la empresa estatal.

La Confederación Nacional de la Construcción presentó un recurso por la contratación de la reforma de la sede del Tribunal Superior de Justicia por valor de 25 millones de euros. Una reclamación que fue estimada parcialmente hace unos días y que significaba una victoria para los constructores.

La CNC ya bloqueó la reforma de la sede del TSJ valenciano a través de la misma fórmula El contrato con Tragsa en Benidorm para terminar la obra superaba los diez millones de euros

A pesar de que el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales había considerado la queja, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, aseguró que Tragsa seguiría con la redacción del proyecto y que posteriormente sacaría la licitación. La portavoz del Gobierno valenciano apuntó que la reforma del TSJ se había alargado mucho en el tiempo y quedó desierta, por lo que a través de una encomienda se la encargaron a Tragsa, ya que había desarrollado proyectos similares. Para Oltra, como la resolución no es firme la empresa estatal continuaría con los trabajos.

Mientras el proyecto de la sede del TSJ sigue su trayecto, lo que sí han logrado los contratistas es paralizar la participación de Tragsa en la finalización del Centro Cultural de Benidorm, un proyecto que presentó el expresidente de la Generalitat Francisco Camps en 2007, que la falta de financiación paralizó y que necesitaba una inversión de 10 millones de euros para terminarse.

Anuncio en enero

El director general de la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana, Antonio Rodes, anunció a principios de año el reinicio de las obras por parte de Tragsa y aseguró que en el momento se limpiara el edificio entrarían los operarios para continuar con la ejecución de un proyecto bloqueado durante años. El director de Proyectos Temáticos aseguró que se acometerían las obras con recursos propios y al encomendárselas obras a Tragsa estas se terminaría rápidamente al no haber un proceso de licitación.

El anuncio de Rodes provocó la reacción inmediata de los constructores y le pidieron una reunión urgente el pasado 4 de marzo, especialmente tras la situación vivida con la petición de paralización de las obras de la sede del Tribunal Superior de Justicia. La presión ejercida por los constructores valencianos ha tenido el efecto deseado, al recibir el pasado martes una llamada desde la Asociación de Empresas Constructoras de Ámbito Nacional de España (Seopan) en la que comunicaban que el proceso se paralizaba, que Tragsa no terminaría la obra del Centro Cultural de Benidorm y que el Consell sacaría a licitación el proyecto.