La constitución de los ayuntamientos tensa las relaciones entre bloques

Uno de los pueblos de la Comunitat que se juega hoy su futuro /J. Signes
Uno de los pueblos de la Comunitat que se juega hoy su futuro / J. Signes

Decenas de consistorios se constituyen hoy con pactos que no respetan los acuerdos a nivel autonómico pese a las amenazas de expulsión

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERAValencia

Todos los ayuntamientos valencianos salvo el pequeño municipio alicantino de La Granja, que deberá repetir las elecciones, se constituyen hoy en una jornada en la que está previsto que los partidos valencianos pacten entre ellos siguiendo el ejemplo marcado a nivel estatal y autonómico. Es decir, entre los tradicionales bloques de izquierda y derecha. Pero en decenas de localidades también se darán situaciones extrañas que llevarán a aupar a alcaldes de Compromís con los votos de Ciudadanos, del PSPV con los apoyos del PP o abstenciones que provocarán que la lista más votada gobierne. Casos que han tensado las relaciones entre los bloques.

Constitución de Ayuntamientos

Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat y líder de Compromís, ya advirtió en su discurso durante la sesión de investidura de Ximo Puig que era necesario «hacer Botánico» no sólo a nivel autonómico sino también a nivel municipal. Oltra escenificaba así un tirón de orejas político a los socialistas, que en varias localidades no han dejado clara su preferencia de pactar con Compromís. En muchos casos las agrupaciones no mantienen buena sintonía porque rompieron el pacto la pasada legislatura. Esta es una situación que ocurre en Paiporta, donde los nacionalistas son la lista más votada pero los socialistas son reacios a darles su apoyo y los populares se han metido de por medio apuntando a que darían su respaldo al PSPV. Una situación similar ocurre en Quatretonda y Palma. En Sagunto, también se ha tensando el Botánico ya que los socialistas, que recuperaron la primera plaza después de que Compromís ostentase la vara de mando la pasada legislatura, no parecen dispuestos a integrar a los nacionalistas. En Concentaina, el PSPV también tiene asegurada la alcaldía y está a un solo concejal de alcanzar la mayoría absoluta y, aunque Compromís parece el socio prioritario, no está claro si apostarán por ellos. A nivel autonómico, tanto PSPV como Compromís han dejado claro que los acuerdos deben ser entre ellos y que no hacerlo puede llevar incluso a la expulsión.

Otras situaciones que se dan en localidades como Torrent o El Verger, es que ha sido Compromís el que ha decidido no apoyar al candidato del PSPV, la lista más votada. En Carlet y Guadassuar, el PP fue la formación más votada en ambos casos pero, al cierre de esta edición, no se había oficializado un pacto Compromís-PSPV que daría la alcaldía, que podría incluso compartirse.

Dudas en la derecha

La dificultad de alcanzar acuerdos para que los partidos de izquierda lleguen a la alcaldía también se da en el bloque de la derecha. En Teulada Moraira, la suma de PP y Ciudadanos podría dar la alcaldía a los populares pero el representante naranja se ha rebelado y todo indica a que votará a Compromís. Lo que le llevará a ser expulsado del partido. Carcaixent es otro municipio donde los nacionalistas parten como favoritos para liderar un gobierno con el PSPV que podría contar con el apoyo en forma de abstención por parte de Ciudadanos.

La formación también ha roto el acuerdo al que llegó su líder, Toni Cantó, con la líder del PP valenciano, Isabel Bonig, en Loriguilla, donde Ciudadanos fue la lista más votada en vez de pactar con los populares ha apostado por los socialistas. En Benejúzar el partido naranja le devolverá el favor al PSPV y apoyará a los socialistas en lugar del PP debido a que en la anterior legislatura el alcalde popular fue condenado por negarle derechos a la oposición de la que formaba parte el partido naranja mientras que, en Benissa, parecen tener un 'déjà vu', puesto que Ciudadanos volverá a será clave para saber si el municipio tendrá un gobierno de izquierdas o de derechas. El actual edil propició la salida del PP votando en contra a mitad legislatura, por lo que la coalición Reiniciem-PSPV-Compromís gobernó el último tramo de la legislatura. Nadie sabe que pasará hoy.

Partidos locales

La política clásica de bloques también tiene la particularidad de que en los municipios se ve alterada por partidos locales, muchas veces sin una ideología marcada de forma clara, que en algunos casos tienen el poder de decidir si decantar la balanza hacia la derecha o la izquierda.

En Oliva existen tres posibilidades abiertas y todo apunta a que pasará como hace cuatro años cuando el acuerdo llegó minutos antes de la sesión de investidura. Los independientes de Projecte Oliva, que ganaron las elecciones, han dialogado con Compromís y PSPV. Les basta el apoyo de uno de ellos, pero estas dos fuerzas de izquierdas también han mantenido contactos y cualquier combinación es posible. En Villalonga ganó el PSPV, con cinco ediles, pero un pacto de Fer Poble, exsocialistas; Compromís y PP podría desbancar al alcalde Enric Llorca, inmerso en varios procesos judiciales.

Ya en la Costera, los socialistas tienen la clave para decidir quien será alcalde hoy en Canals. Ante el empate de Partido Popular y Compromís a cinco concejales todas las opciones están abiertas. La formación independiente Canals en Moviment ha llegado a un acuerdo de investidura con Compromís y estaba previsto la firma de un acuerdo programático en la tarde de ayer. Sus dos concejales suman siete a los de Compromís. Así, les haría falta el apoyo de otra formación para conseguir la mayoría absoluta.

En Bétera, un partido local con cuatro concejales puede decantar la balanza hacia un lado u otro mientras que en Nàquera, Unión del Pueblo de Nàquera es la fuerza más votada y se prevé que gobernará. Sin embargo, la tensión en este municipio llega hasta tal punto que PP y PSPV han contactado y no se descarta nada.