El Consell aprovecha la mejora salarial a los funcionarios para subirse el sueldo

Reunión de los miembros del Consell en el Museo del Carmen. / EFE
Reunión de los miembros del Consell en el Museo del Carmen. / EFE

La adaptación a la norma del Gobierno central sirve a los cargos y asesores del Ejecutivo valenciano para ganar entre 500 y 1.000 euros más al año

BURGUERA VALENCIA.

El pleno del Consell tiene previsto aprobar hoy el decreto ley por el cual el Gobierno valenciano adapta las retribuciones de los empleados públicos a lo establecido en los Presupuestos Generales de Estado. Los beneficiados por la medida son certa de 150.000 funcionarios y el resto de empleados públicos, incluidos los miembros del Consell (altos cargos y asesores), que de esta manera registrarán un incremento salarial que oscila entre los 1.000 euros anuales (en el caso de los consellers) y los 500 euros. Esta inclusión del Gobierno valenciano en la mejora salarial global de la plantilla de la Generalitat ya se produjo el año pasado, cuando la mejora fue del 1%. Esta vez, el decreto del Consell (que deberá ser convalidado en Les Corts para así modificar la Ley de Presupuestos de la Generalitat del presente ejercicio), prevé una subida del 1,5% con carácter retroactivo (desde el pasado 1 de enero) y un 0,25% más si se logra un incremento del PIB del 3,1%, si bien este plus de medio cuarto de punto porcentual se aplicaría retroactivamente desde el pasado 1 de julio y una vez se conozcan las cifras de crecimiento económico.

Esta práctica para propiciar una subida de sueldo para los altos cargos ya fue acogida con suspicacias el ejercicio pasado. A finales del verano de 2017, el PP se abstuvo en Les Corts por considerar que el Consell aprovecha su obligación de trasladar a los funcionarios las medidas puestas en marcha por el Gobierno central (dentro de los Presupuestos Generales del Estado, confeccionados por Montoro y que finalmente salieron adelante con el PSOE al frente del Ministerio de Hacienda) para incluir en ese paquete de subida salarial a los altos cargos autonómicos en ese mismo porcentaje: presidente, consellers, secretarios autonómicos, subsecretarios, directores generales, subsecretarios y asesores, cerca de 200 personas.

El año pasado, cuando el Consell ya empleó esta fórmula para subirse sus propios sueldos, los populares recordaron las dificultades en el pago de algunos servicios de la Generalitat. Desde Ciudadanos se recordó entonces el «suspenso» en gestión del Gobierno valenciano y la baja ejecución de algunas partidas presupuestarias, algo que también se da este año, según denunció el pasado miércoles Podemos, uno de los socios del Pacto del Botánico. Los morados resaltaron esta semana el reducido porcentaje de ejecución tanto en Vivienda como en Igualdad. La oposición recalcó ya en 2017 la incoherencia del Consell a la hora de lamentar la inviabilidad de la Comunitat a causa de la infrafinanciación (que además ahora se asume que se prolongará, al menos, durante esta la legislatura) mientras se incluye un aumento del gasto, nuevamente, a través de la traslación de una medida que el Gobierno central plantea para los funcionarios y que se adapta también para beneficio de los altos cargos.

Los sueldos del Consell han sufrido también las consecuencias de la crisis. Durante la gobernanza del PP fueron reducidos. El Gobierno valenciano acordó en pleno una rebaja del 2,02% de sus sueldos en 2013. Fabra pasó de cobrar 67.615 euros brutos al año a quedarse en 66.250 euros. Sin embargo, en lo que va de legislatura, los salarios del Ejecutivo valenciano registran dos subidas moderadas. El presidente Puig, tras esta tercera mejora, cobrará cerca de 70.000 euros. Desde el Consell se ha recalcado en varias ocasiones que, a causa de la congelación de los sueldos políticos, se da la «disfunción» de que muchos funcionarios cobran más que sus jefes.

Fotos

Vídeos