El Gobierno bloquea 3.100 millones que la Comunitat Valenciana ya debía haber recibido

El conseller Vicent Soler saluda a María Jesús Montero en presencia de Mako Mira. / efe/mariscal
El conseller Vicent Soler saluda a María Jesús Montero en presencia de Mako Mira. / efe/mariscal

El retraso a la hora de aprobar el plan de ajuste provoca que no se envíen los fondos del primer trimestre del FLA | La Conselleria de Hacienda confía en recuperar la normalidad cuando Madrid apruebe el plan de ajuste y espera que esa decisión llegue antes de mayo

INÉS HERRERO y J. C. FERRIOLValencia

El Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) irrumpió ayer en la campaña electoral. El mecanismo puesto en marcha por el Gobierno de Mariano Rajoy con motivo de las crisis económica, y que permite dotar de tesorería a las comunidades autónomas y hacer frente a sus deudas con proveedores y a sus vencimientos de deuda se ha convertido en el salvavidas económicos de regiones como la valenciana, con una deuda de más de 47.000 millones. Y viene con demora.

El retraso en la llegada a las arcas autonómicas del FLA correspondiente al primer trimestre ha provocado ya las primeras tensiones de tesorería en algunos departamentos, según se señaló a este diario desde la administración autonómica. Al mismo tiempo, como consecuencia del retraso en la llegada de esos fondos, el abono de las facturas enviadas al Ministerio de Hacienda por parte de distintos sectores -farmacia es uno de los más sensibles- amenaza con generar protestas.

El Gobierno que preside Pedro Sánchez acordó el pasado 31 de enero aprobar una asignación para las comunidades autónomas que superaba los 14.000 millones de euros en virtud de los Fondos de Financiación regionales -facilidad financiera y liquidez autonómica-. En la comunicación aportada por el propio Ejecutivo central se cifraba en más de 3.100 millones la aportación a la Comunitat Valenciana en el primer trimestre del año, correspondiente al FLA.

El Consell admite que no ha habido transferencias pero evita cuestionar el retraso del ministerio

La cifra incluía 3.086 millones de vencimientos de deuda, 61 millones de liquidaciones negativas, y otros 63 del objetivo de déficit de 2019. La suma alcanza los 3.138,97 millones de euros. Y esa es la cifra que, a fecha de ayer, 1 de abril, la Comunitat Valenciana sigue sin haber recibido -pese a haber finalizado el primer trimestre del año-.

Con todo, desde el departamento que dirige Vicent Soler sí que se señaló que el desbloqueo del plan de ajuste correspondiente a la Comunitat Valenciana será el que dé luz verde a la llegada de fondos del FLA. El plan de ajuste es el documento que incluye las medidas propuestas por el Ejecutivo autonómico para aumentar ingresos y reducir gastos, con el objetivo de cumplir con los objetivos de déficit. La Comunitat cerró 2018 con un 1,29 de déficit, tres veces más que el 0,4 pactado por el ministerio con las comunidades autónomas. El ministerio de Hacienda condiciona el desbloqueo del FLA a obtener las garantías necesarias de que las comunidades autónomas se comprometen a adoptar medidas de control del gasto.

Las fuentes de la conselleria de Hacienda consultadas por este diario se mostraron convencidas de que el ministerio de Hacienda desbloqueará ese plan de ajuste en las próximas semanas. Y añadieron que esa decisión será la que dará luz verde a la llegada de fondos del FLA. «En los últimos años ese plan siempre se ha aprobado en abril o mayo, no hay ninguna novedad», se señaló desde este departamento. «Estamos en el procedimiento ordinario de tramitación del plan de ajuste», se remachó.

El razonamiento, no obstante, obvia el hecho de que ese FLA es el correspondiente al primer trimestre del año. Y que, al llegar con retraso, las tensiones presupuestarias se han retrasado. De hecho, tanto PSPV como Compromís se mostraban muy contundentes a la hora de atacar al Gobierno de Mariano Rajoy cuando éste, desde el Ejecutivo central, retrasaba la llegada de dinero procedente del FLA. «Ahora callan», remachó ayer un portavoz del PP valenciano. Y además, esquiva el hecho de que la conselleria de Hacienda no se ha pronunciado públicamente sobre este retraso, ahora que un Gobierno de su mismo signo político dirige el ministerio de Hacienda -la exconsejera andaluza María Jesús Montero-. La conselleria de Hacienda sí que aseguró ayer, no obstante, que las negociaciones con el Ejecutivo central van por muy buen camino.

Pese a la posición oficial de la Conselleria de Hacienda, lo cierto es que el retraso en la llegada de los fondos supone un nuevo frente para la situación financiera del Gobierno valenciano. Si se acumulan los impagos entre los proveedores de la administración autonómica, a menos de un mes para las elecciones autonómicas, las posibilidades de que vuelvan las movilizaciones serán importantes. Y no parece que esta sea la mejor manera posible de llegar a una cita electoral.

De hecho, desde otras consellerias se reprochó ayer a Hacienda no haber adoptado las medidas necesarias con el ministerio para haber impedido esta situación. «No vale el argumento de otros años. El 28-A está ahí», se recordó.