Compromís propone que sea Sanidad la que asuma los mayores recortes

Ana Barceló, Ximo Puig y Mónica Oltra. /EFE/M. Bruque
Ana Barceló, Ximo Puig y Mónica Oltra. / EFE/M. Bruque

La formación de Oltra señala a la conselleria de la socialista Barceló para que contabilice esos ajustes como gasto extrapresupuestario

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

Compromís, la formación que lidera Mónica Oltra, puso ayer sobre la mesa sus cartas para negociar con el conseller de Hacienda, Vicent Soler, los ajustes que tendrá que acometer el Gobierno valenciano por el retraso de la llegada de las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica. La formación nacionalista emitió un comunicado en el que avisa de que ese ajuste presupuestario, en caso de que sea exigido, «será el mínimo imprescindible, revisable y no afectará a los servicios públicos». Además, remarca que la cifra que aporte la conselleria de Hacienda «deberá ser contrastada con las consellerias»

Y añade: si la cifra resultante no se considera satisfactoria para su inclusión en el Plan Económico Financiero (PEF) requerido por el ministerio de Hacienda, «será necesario que la Sección Presupuestaria de mayor volumen, que aún tiene gran parte de su gasto anual como extrapresupuestario por culpa de la infrafinanciación, aporte mayor cuantía al presupuesto, en concreto del capítulo 2».

La sección presupuestaria de mayor volumen es la conselleria de Sanidad, que dirige la socialista Ana Barceló. La referencia de la formación nacionalista parece dirigida a que Sanidad, el departamento que con mayor frecuencia y volumen sufre tensiones de liquidez y se ve obligado a acudir a los enriquecimientos injustos para atender sus pagos, incluya esos eventuales ajustes como gasto extraordinario, como ya viene haciendo con esos enriquecimientos injustos –pagos por servicios prestados sin contrato–.

Prueba para Soler

En el trasfondo, la respuesta de Compromís parece dirigida a comprobar si los socialistas están dispuestos a aplicarse en las consellerias bajo su dirección esos ajustes que plantean. Especialmente en Sanidad, un departamento señalado por los nacionalistas cuando, por ejemplo, se le ha afeado a la conselleria de Oltra que también recurriera con frecuencia a los enriquecimientos injustos.

El comunicado de Compromís, la víspera de la reunión de la vicepresidenta Oltra con el conseller Soler, explica que la formación nacionalista escuchará las razones que argumenta el conseller de Hacienda para plantear posibles ajustes al presupuesto de la Generalitat de 2019. También avisa de que, antes de abordar esos eventuales recortes, habría que culminar la fase reivindicativa ante el Ejecutivo central.

Compromís muestra su intención de presentar las 'bases para la ejecución del presupuesto de la Generalitat de 2019', consecuencia de la no materialización, «por razones sobrevenidas y ajenas al Consell», de una parte significativa de los ingresos previstos en el presupuesto de 2019; así como la petición al Consell de la adopción de una serie de medidas para presentar un PEF ante el Ministerio de Hacienda. Incluye la exigencia al Gobierno central de las transferencias correspondientes a los ingresos que legalmente corresponden a la Generalitat, así como la actualización de las entregas a cuenta a cargo del ejercicio 2018 a la recaudación real y el pago de la parte autonómica de la mensualidad del IVA de diciembre de 2017.

Compromís plantea que el Consell pedirá la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera que debe ser convocado dos veces al año –y leva sin reunirse desde verano de 2018–, para tratar con el Gobierno de España la manera de dar solución a las transferencias pendientes.

Por último, advierte de que la Generalitat, a diferencia de otras CCAA, no está en condiciones de ahorrar en materia de personal funcionario. «La Comunitat Valenciana es la segunda con menos empleados públicos por habitante. Por eso, no es justo exigir la misma contención en materia de provisión de puestos de trabajo que a otras CCAA», señala.