Compromís y Podemos arremeten contra el PSPV por la financiación y los recortes

La vicepresidenta Mónica Oltra, de Compromís, y el vicepresidente Martínez Dalmau , de Podemos. / consuelo chambo
La vicepresidenta Mónica Oltra, de Compromís, y el vicepresidente Martínez Dalmau , de Podemos. / consuelo chambo

Los socios de los socialistas acusan al partido de Puig de falta de consenso y de no ser coherentes por no dar visibilidad a la Comunitat

BURGUERAVALENCIA.

El PSPV tuvo que soportar ayer un buen chaparrón político a cuenta del bloqueo en el Senado, con los votos socialistas, de un debate sobre la financiación en el que hubiera podido participar el conseller de Hacienda, Vicent Soler, para reivindicar la situación especialmente desfavorable de la Comunitat en el reparto de fondos entre las autonomías por parte del Estado. Las críticas le llegaron a los socialistas por todos los lados. Fuego enemigo, el de la oposición, pero también el supuestamente amigo, de Compromís y Podemos. Los socios de Puig en el Botánico lamentaron que el PSOE haya utilizado excusas para dejar pasar una buena oportunidad de visibilizar el principal problema de la Comunitat por su falta de coherencia. No fue un buen día para el PSPV, que también sufrió las arremetidas de podemistas y econacionalistas a cuenta del tijeretazo en los presupuestos de la Generalitat decidido por el socialista Soler, al que se le ha reprochado que haya dispuesto una serie de recortes sin consensuarlos con sus socios de Gobierno y mediante reuniones bilaterales.

Los socialistas valencianos han evitado entrar al choque en Les Corts, una táctica, la de contemporizar frente a los sofocos de sus socios que le ha funcionado durante la pasada legislatura y que parece que también va a emplear en la actual, con la seguridad de que ni Compromís ni Podemos se atreverán a romper el Consell a pesar de que ellos consideren que el PSPV va por libre. Ese libre albedrío de los socialistas fue traducido por el PP como su «habitual doblez», es decir, la capacidad para decir en la Comunitat una cosa y hacer otra en Madrid, según el diputado popular Miguel Barrachina.

Parafraseando un poema de Benedetti, el PSPV recibió ayer una colección de críticas tan concurrida que pudo organizarla como una procesión, por colores, tamaños y promesas, por época, por tacto y por sabor. Abrió fuego la síndica de Vox, Ana Vega, quien consideró que a los socialistas no les interesa abordar la cuestión. Seguidamente, fue Toni Cantó, el portavoz de Ciudadanos, quien señaló que «el bipartidismo de PP y PSOE demuestra, una vez más, que no tiene ningún interés en solucionar esta reivindicación histórica de los valencianos, mientras mantiene los privilegios de otras autonomías como el cuponazo vasco. El PSOE, lejos de atajar esta cuestión y de garantizar la formación de Gobierno, solo está preocupado por las siglas».

La oposición criticó el «doble discurso» del PSPV sobre la financiación en la Comunitat y Madrid

Después apareció Barrachina, que enumeró «falsedades» socialistas, recordando la manifestación de 2017 reclamando financiación, pasando por los informes que avalan los recortes del presupuesto, continuando por las cuentas ficticias que elabora Soler y sin querer olvidar que el expresidente socialista de la Generalitat, Joan Lerma, participó el martes activamente en la votación del Senado en la que se bloqueó la iniciativa del PP para celebrar un debate en la Cámara Alta donde se abordase la financiación de las autonomías.

Hasta ahí, todo normal. La oposición en bloque cargando contra los socialistas. Ayer, sin embargo, se añadieron nuevos actores, los propios socios del PSPV, que tampoco se ahorraron descalificativos por la participación de los socialistas valencianos en el bloqueo del debate. Desde Podemos, la síndica, Naiara Davó, admitió que el debate en el Senado «habría sido una buena oportunidad» para exponer las reivindicaciones valencianas, dudó de la «voluntad política» de los socialistas a la hora de llegar a acuerdos. Davó consideró, además, que el PSOE «pone excusas» para no aportar liquidez a las autonomías. Igualmente, desde Podemos consideran que los recortes que plantea Soler no deberán afectar a su conselleria, la de Vivienda y que, en cualquier caso, esos ajustes en los presupuestos de la Generalitat deberían ser «consensuados», una reclamación que también realizó Aitana Mas, la portavoz adjunta de Compromís. Los econacionalistas consideraron que el tijeretazo a las cuentas está pendiente de negociarse. Mas, igualmente, reclamó a los socialistas que sean «coherentes con lo que hemos dicho. Queremos que se inicie la reforma del sistema de financiación y no entendemos la postura del PSOE».

Carmen Martínez, portavoz adjunta del PSPV en Les Corts, fue la encargada de poner buena cara ante el mal tiempo. La dirigente socialista y alcaldesa de Quart justificó el voto negativo de su partido a debatir sobre financiación en que la iniciativa procede del PP, y negó la mayor asegurando que en su formación «estamos todos a una en la reivindicación de la financiación».

Más