Compromís copia la táctica de ERC para convertir los fallos de los Cercanías en un agravio

El síndic de Compromís, Fran Ferri. / EFE
El síndic de Compromís, Fran Ferri. / EFE

La coalición nacionalista pide que el presidente de Renfe acuda a Les Corts con similares argumentos que usaba en 2007 el independentismo catalán

B. F.

La realidad es interpretable. Cualquier acto puede ser valorado de una manera u otra según como se quiera mirar, y en el caso de Compromís, cada vez está más claro que conforme se acerquen elecciones cualquier cosa que huela a gestión estatal es susceptible de ser demonizada y convertida en un agravio del Estado hacia los valencianos. En el caso de los desbarajustes en el servicio de Cercanías, la coalición ha decidido adoptar una estrategia frente a 'Madrid' que copia la que en su día utilizó ERC para convertir el transporte en una punta de lanza nacionalista. En 2007, los independentistas catalanes se desmarcaron del tripartito que configuraban junto a ICV y PSC para sumarse a las críticas de la oposición y reclamar la comparecencia de la entonces ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, a la que exigieron que acudiese al Parlament a dar cuentas de su gestión de los Cercanías catalanes. Ayer, a través de un comunicado, el síndic de Compromís en Les Corts, Fran Ferri, presentó una petición de comparecencia del presidente de Renfe, Isaías Táboas, en la Cámara autonómica para explicar «los continuos retrasos y cancelaciones» y el «caos» en el servicio de Cercanías.

Ferri señaló que «en los últimos días se está agudizando la situación de una manera alarmante con más retrasos y cancelaciones de trenes, algunas sin previo aviso, que están afectando a los usuarios en su día a día, a la hora de acudir a sus trabajos o a las universidades». «Ya sabíamos que teníamos el peor servicio de Cercanías de todo el estado», señaló Ferri, una consideración difícil de sostener porque, desgracidamente, la competencia entre qué región sufre el peor servicio de Cercanías es muy reñida. Las encuestas de la OCU sitúan al servicio valenciano entre los que más quejas registran, pero nunca ha aparecido en cabeza, como sí ha sido el caso de Barcelona o Madrid.

La coalición nacionalista valenciana quiere que el responsable de Renfe comparezca en Les Corts para dar cuenta del «caos» en los Cercanías y aporte «explicaciones del por qué de estos retrasos y cancelaciones y soluciones al hecho de tener las peores Cercanías de todo el Estado». Esta insistencia en ubicar a la Comunitat a la cola del servicio de infraestructuras también la utilizó ERC y el resto de partidos nacionalistas catalanes durante la etapa previa a las reivindicaciones independentistas. De hecho, ERC, en 2007, se desmarcó del tripartito para criticar al Gobierno central, entonces presidido por Zapatero, lo que dejaba al PSC en una situación comprometida. Ahora, Compromís hace lo mismo, y arremete contra el Ejecutivo de Sánchez mientras comparte Consell con el PSPV. Asuntos como documentación histórica en el centro de archivos de Salamanca o incluso la desmilitarización de Capitanía son también asuntos en los que Compromís ha calcado la táctica de ERC a la hora de convertir una reivindicación en un agravio del Estado hacia los catalanes, en el caso de Compromís, hacia los valencianos.

Ferri hace hincapié en que la Comunitat tiene «el peor servicio de Cercanías de todo el Estado»

Ferri recordó ayer que para acometer la transferencia de las competencias de Cercanías, que su coalición reclama, «previamente el Gobierno central debe realizar todas las inversiones pendientes y establecer la financiación anual necesaria para poder gestionar y mantener las Cercanías correctamente». Una propuesta que ya ha sido aprobada en Les Corts. «Mientras esto se estudia, y esperamos que se materialice pronto, lo que no pueden hacer Renfe y el Gobierno es mantener la situación desastrosa», insistió Ferri.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos