Compromís contraataca y apunta a Hacienda por el retraso de la ley de acompañamiento

Vicent Soler. / MANUEL MOLINES
Vicent Soler. / MANUEL MOLINES

La vicepresidenta subraya que la norma se presentó en el último momento, por lo que tendrá que aprobarse en un Consell con Puig de viaje en Bruselas

B. F.

valencia. Si hace 2.000 años todos los caminos conducían a Roma, en lo referente al actual Consell, las cuitas internas entre Compromís y PSPV acaban señalando a la Conselleria de Hacienda la mayor parte de las veces. También en la surrealista situación que ha terminado por producirse con la ley de acompañamiento, la norma de medidas fiscales que se aprueba junto a los presupuestos anuales de la Generalitat. En el 'consellet', la reunión de subsecretarios que se celebra todos los jueves previa al pleno del Gobierno valenciano, donde se ordenan los asuntos a abordar en el cónclave del Consell, se constató las discrepancias respecto a esa ley, especialmente en uno de los artículos, el que hace referencia a la reversión de la gestión integral de centros de diversidad funcional de titularidad pública cuando finalice el periodo de concesión, tal y como ayer adelantó LAS PROVINCIAS. Las discrepancias sobre la ley motivaron posponer su aprobación, algo totalmente inesperado y que ha obligado a convocar una nueva reunión, la próxima semana, para seguir debatiendo la ley y una medida en la que Igualdad propone que la Generalitat se subrogue como empleador del personal afectado en esas futuras reversiones. La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, negó ayer que se produjese debate alguno sobre la ley de acompañamiento, y ofreció su versión de la situación señalando hacia la Conselleria de Hacienda.

«No asistí a la reunión pero he hablado con muchas personas que estaban en el 'consellet' y no hubo ningún debate sobre la ley de acompañamiento. Lo que pasa es que la ley se tuvo ayer a las doce del mediodía y la reunión es a la una, y en una hora las diferentes consellerias plantearon que no habían tenido tiempo de leerse el texto final y no parece muy razonable que en una hora tengas que leerte una ley y se ajuste a lo que tiene que ser, y por eso el miércoles se reunirá el Consell y el 'consellet' para aprobarla con los ajustes que se tengan que hacer», señaló ayer Oltra. La ley de acompañamiento la confecciona la Conselleria de Hacienda. Su presentación definitiva corre a cargo del departamento del socialista Vicent Soler. Que el texto definitivo se pusiese en manos de las consellerias una hora antes de la reunión del 'consellet' generó malestar entre los altos cargos de Compromís, algunos de ellos muy escamados y temeroso de que en la ley se incluyese alguna 'sorpresa' a favor de las consellerias socialistas que se aprobase de manera precipitada. La desconfianza, en este sentido, es evidente. Hay resistencia a aprobar cualquier cosa que no haya sido detenidamente analizada. La consecuencia es que el miércoles se llevará de nuevo a la mesa de los subsecretarios, y una hora más tarde a la del Ejecutivo valenciano para su aprobación urgente. Se da la circunstancia de que varios miembros del Gobierno pueden no asistir a esas reuniones. El presidente Puig, sin ir más lejos, tiene esos días agenda en Bruselas. Sin embargo, tal y como ayer reconoció la propia Oltra, no se podía demorar más la aprobación de la ley para poder ajustarse a los plazos preestablecidos. Fuentes de la Generalitat señalaron que la ley está desde el 14 de septiembre en trámite de información pública, colgada en la web en GVA Oberta y al alcance de todo el mundo, y que el periodo de alegaciones terminó la noche antes de celebrarse el 'consellet'.