PP y Compromís coinciden en reprochar al PSPV su desinterés por la financiación

Isabel Bonig /I. Marsilla
Isabel Bonig / I. Marsilla

Bonig y Mulet suman fuerzas para recriminar a los socialistas valencianos su falta de empuje para reclamar soluciones al Gobierno

S. P.

valencia. El PP y Compromís, quizá involuntariamente, están fraguando una pinza de hierro que aprieta a los socialistas valencianos donde más les duele, en la financiación. La presidenta del PP en la Comunitat (PPCV), Isabel Bonig, acusó ayer al presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, de haber «bajado los brazos y aceptado que la Comunitat no tendrá mejor financiación con el PSOE en el Gobierno».

Bonig lamentó que ni Puig ni el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, quieran debatir sobre la financiación autonómica, y recordó que el Consejo de Política Fiscal y Financiera no se ha reunido en 13 meses «por falta de interés del Gobierno». La dirigente popular instó al jefe del Consell a dejarse de excusas» y de «evasivas» y cumplir con su deber como máximo responsable del Gobierno valenciano y reclamar la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

«Entendemos que no tenga confianza en Sánchez, nadie la tiene, pero nunca debe dejar su responsabilidad de defender los intereses de los valencianos», afirmó Bonig, quien consideró que Puig «se ha plegado a Sánchez y es cómplice de la asfixia económica de la Generalitat. Ha vuelto a traicionar a los valencianos, al decir abiertamente y sin filtro que renuncia a reclamar el dinero que nos corresponde».

El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, por su parte, reprochó ayer al Gobierno central y al PSOE que «sigan más interesados en seguir haciendo pagar a los valencianos por circular por autopistas y autovías que en resolver el injusto sistema de financiación autonómico».

Mulet afirmó que este sistema de financiación es «como un peaje eterno castiga a los valencianos y les hace perder miles de millones anualmente. Nos asfixia como autonomía».

Para el senador, «es demasiado sintomático que en sus declaraciones trasciendan constantemente sus intenciones de ver cómo pueden seguir cobrando a los ciudadanos por circular ahora que se levantarán los peajes con la AP-7». Se trata, en palabras de Mulet, de «un debate que antes no habían tenido y que, por desgracia, tanto los socialistas valencianos como (el ministro de Fomento) José Luís Ábalos parecen avalar. Ya está bien de estar siempre pagando».