La comparecencia de Puig en el Senado enfrenta a Compromís con el PSPV

Ximo Puig y Mónica Oltra durante un pleno de Les Corts. / Jesús Signes
Ximo Puig y Mónica Oltra durante un pleno de Les Corts. / Jesús Signes

Los nacionalistas piden que su representante acuda a la Cámara Alta ante la supuesta negativa del jefe del Consell y los socialistas les acusan de «hacer el juego» al PP

A. CERVELLERA

Valencia. La petición de comparecencia de Ximo Puig, presidente de la Generalitat y secretario general de los socialistas valencianos, en el Senado para reclamar un nuevo modelo de financiación autonómica generó una brecha entre el PSOE y el PSPV hace unas semanas. Mientras que desde Madrid se afirmó que la petición se había retirado al no figurar en el orden del día de la comisión de Comunidades Autónomas en Valencia se reiteró que seguía vigente como cuando se presentó. Ayer, esta misma comparecencia volvió a crear un enfrentamiento. Esta vez entre los socios del Consell.

Carles Mulet, senador de Compromís, emitió un comunicado en el que pedía la presencia de Clara Ferrando, secretaria autonómica de Hacienda y miembro de Compromís. La coalición solicitaba así que la número dos de la conselleria que encabeza el socialista Vicent Soler (que a priori sería el más indicado para una comparecencia de estas características en caso de no acudir Puig) ante lo que denominaron el cambio de parecer» de Puig, que indicaron «que retiró su solicitud de comparecencia meses después de haberlo pedido y sin que se hayan realizado pasos que mejoren la infrafinanciación de los populares». Los nacionalistas también aprovecharon para reprochar a los socialistas «el aval a unos Presupuestos Generales del Estado nefastos, diseñados por el PP, que continúan el maltrato hacia los valencianos». Para Mulet, la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa no puede suponer «olvidar las exigencias ni retirar nuestras palabras» ya que el cambio político no lo consideran una garantía para mejorar los intereses de los valencianos y consideran que el PSPV ha rebajado su tono reivindicativo que ha mantenido con el Gobierno central durante los tres años de legislatura autonómica.

Este comunicado de Compromís y, especialmente, la solicitud de comparecencia de Ferrando sentaron muy mal en los departamentos del Consell que encabeza el PSPV y en todo el partido en general. Poco tardó en reaccionar Manolo Mata, vicesecretario general de la formación, que salió en defensa de Puig y destacó que «ni renuncia, ni ha renunciado, ni renunciará a explicar en el Senado la situación de infrafinanciación de la Comunitat».

Mata señala que el presidente de la Generalitat continúa defendiendo una nueva financiación

Mata fue más allá y acusó a Compromís de «hacer el juego» al PP y le pidió «escuchar y confiar en los socios de gobierno». Además, el vicesecretario de los socialistas rememoró que han sido los populares los que han «terminado de pisotear a la Comunitat» negando una reforma de financiación y negando unas inversiones adecuadas. En contraposición situó a Puig, que remarcó que ha sido el que « ha dicho por activa y por pasiva que el Ejecutivo autonómico no renunciará a una reforma del modelo de financiación, que no queremos ser ciudadanos de segunda, que queremos unos servicios públicos de calidad».

Distanciamiento

La llegada del PSOE al Gobierno central ha distanciado a los dos socios del Consell, que hasta hace pocas semanas habían intentado mantener la unidad interna del consistorio. El hecho de que Sánchez haya casi descartado reformar la financiación autonómica, la demanda que ha capitalizado gran parte de al acción del PSPV y Compromís esta legislatura, ha contribuido a los nacionalistas a actuar de manera independiente y crear un discurso propio.

 

Fotos

Vídeos