El colapso informático retrasa 6 meses el sistema de alertas de Transparencia

El conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, junto a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. / EFE
El conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, junto a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. / EFE

La falta de medios dificulta el arranque de la vigilancia de las posibles irregularidades en la actividad de la Generalitat

B. F. VALENCIA.

El Sistema de Alertas Tempranas Anticorrupción (SATAN) es una aplicación informática que, cuando esté en marcha, avisará de manera inmediata de cualquier práctica sospechosa en los procesos de contratación de la Generalitat. Cuando esté en marcha. Ese condicionante temporal está resultando más importante de lo inicialmente previsto. La Dirección General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DGTIC) es la encargada de una parte del desarrollo de este sistema de vigilancia, según señalaron a este periódico fuentes del Gobierno valenciano. Sin embargo, se trata de un procedimiento tecnológico de gran innovación y, según fuentes de la Generalitat, se ha producido un colapso importante a la hora de desarrollar el programa de alertas, lo que está retrasando en cerca de seis meses toda la hoja de ruta prevista para implementar el Satan, encargado de rastrear posibles fraccionamientos o incompatibilidades en las adjudicaciones. Desde la Conselleria de Transparencia se barajó la posibilidad de que, por su complejidad y por el volumen de dedicación necesaria para desarrollarlo, era mejor externalizar la puesta en marcha de Satan. Esa idea se frenó, y fue la DGTIC la designada como responsable, según confirmó a este periódico un alto cargo del Ejecutivo.

La DGTIC protagoniza un proceso de renovación y reestructuración desde que hace meses dejase el puesto su anterior responsable, Vicente Aguiló, por jubilación. Lo sustituyó Pedro Pernías, quien se ha encontrado, además de con el reto del satán, con un pulso entre Compromís y PSPV en la redistribución de la actividad de la Conselleria de Hacienda a raíz de la creación del banco público. La Agencia de Certificación Electrónica, antes en el IVF, ha pasado a adscribirse a la DGTIC. Los cambios en el nuevo reglamento de funcionamiento potencian los servicios de informática y gestión de aplicaciones (muy desasistidos desde hace años). El resto de cambios aprobados hace dos semanas, especialmente en la DGTIC, tienen como finalidad ofrecer un mejor y más individualizado servicio a las conselleries, dado el carácter transversal que tiene el departamento de Hacienda.

Satan lleva en periodo de pruebas desde la pasada primavera. Está previsto que se ponga en marcha a finales de año, cuando se apruebe en Les Corts la futura ley de Transparencia de la Comunitat. Sin embargo, el desarrollo del proyecto ha acumulado retrasos considerables, de modo que es una incógnita si se cumplirán los plazos para poner en marcha la aplicación, cuyo control será competencia de la Inspección General de Servicios de la Conselleria de Transparencia.

Temas

Consell

Fotos

Vídeos