Chequeo al Botánico II

Ximo Puig, en su toma de posesión. /Manuel Molines
Ximo Puig, en su toma de posesión. / Manuel Molines

Marta Hortelano
MARTA HORTELANO

1.-La guardia de corps de Puig

Presidencia de la Generalitat es el área más grande del Gobierno en estructura. Contará esta legislatura con un equipo formado por 46 personas, 6 más que en la anterior legislatura. Desde el Palau no se gestiona demasiado presupuesto -apenas 353 millones, un 1,6% del total del Consell- pero sí se coordina toda la acción política del Ejecutivo valenciano.

Lea la noticia completa.

2.- Cuartel general de Compromís

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra.
La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra. / Jesús Signes

La Vicepresidencia primera y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas se ha convertido en el cuartel general de Compromís. Un fuerte en el que su titular, Mónica Oltra, se ha rodeado de perfiles técnicos y políticos que resguarden su gestión y no dejen de lado su perfil político más público y mediático. Para ello, ha duplicado la estructura de la pasada legislatura con la creción de una nueva Secretaría Autonómica de Coordinación en la que ha situado a su mano derecha en asuntos de fontanería, Iván Castañón. Además, el nuevo número dos de Oltra contará con un equipo político con dos cargos del Bloc que ejercerán la función de coordinación de la vicepresidencia y control de la portavocía, ya que la líder de Compromís es también la cara visible del Consell viernes tras viernes como voz del Gobierno. En esos puestos se sitúan Marina Aparicio, exdirectora de gabinete de la Conselleria de Agricultura y politóloga; y el exnúmero dos de Justicia, Ferran Puchades, que no cosechó buenos resultados en las primarias para ser edil en Valencia y ha sido rescatado por Oltra.

Lea la noticia completa.

3.- El refugio verde de Podemos

Rubén Martínez Dalmau, en su toma de posesión.
Rubén Martínez Dalmau, en su toma de posesión. / Damián Torres

La vicepresidencia segunda y Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática ha supuesto la entrada de Podemos en el Consell, tras cuatro años dando apoyo externo al Gobierno desde Les Corts. Rubén Martínez Dalmau está al frente de la vicepresidencia y de la cartera que gestiona las políticas de vivienda, pero también ejercerá de coordinador de las políticas verdes a través de una comisión delegada, que deberá servir de mesa de toma de decisiones de todas las necesidades medioambientales que tengan un carácter transversal. Así se marcó en la teoría del pacto del Botánico en su segunda edición, pero lo cierto es que la legislatura augura una batalla verde entre la Conselleria de Medio Ambiente y la nueva vicepresidencia.

Lea la noticia completa.

4.- Algo más que financiación

El conseller de Hacienda, Vicent Soler.
El conseller de Hacienda, Vicent Soler. / Damián Torres

El conseller de Hacienda, Modelo Económico y Financiación, Vicent Soler, repite en el cargo que tantos quebraderos de cabeza le ha traído durante los últimos cuatro años. Su equipo, que ha ganado una dirección general, contará con catorce altos cargos y ocho asesores para tratar de pasar a la historia como el departamento que logró gestionar las finanzas con un modelo de financiación renovado. Pero hasta que llegue ese momento, el departamento debe ser algo más que financiación. La Generalitat espera un otoño y un invierno gélidos. El escenario económico es desolador para todas las comunidades autónomas, pero en el caso de la Comunitat, el castillo de naipes en que se convirtió el presupuesto para 2019 está a punto de desmoronarse. La falta de Gobierno central en España añade si cabe más preocupación a las apreturas que ya de por sí están acostumbrados a pasar en este departamento.

Lea la noticia completa.

5.- Más peso con Interior

La consellera de Justicia e Interior, Gabriela Bravo.
La consellera de Justicia e Interior, Gabriela Bravo. / Damián Torres

La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, es una de las titulares que ha ganado competencias más estratégicas para atravesar una legislatura que se prevé convulsa. A las áreas que ya gestionaba de Justicia y Administración Pública ha sumado toda la gestión de las emergencias que atañen a la Generalitat. Incluso las políticas.

Lea la noticia completa.

6. Más Educación y menos Cultura

El conseller de Educación, Vicent Marzà.
El conseller de Educación, Vicent Marzà. / Damián Torres

El conseller de Educación, Cultura y Deportes, Vicent Marzà, gestiona el segundo mayor presupuesto de la Generalitat, sin embargo, el equipo del que se rodeará el castellonense no será de los más abultados del Ejecutivo, con 21 personas a su cargo. La macroconselleria tiene un presupuesto de más de más de 4.200 millones de euros, de los cuales, el 96% corresponden a la pata educativa, y apenas un 3% a la cultural. Eso, a pesar de que su departamento ha sufrido un recorte de competencias en el área de universidades, que ahora gestiona la Conselleria de Innovación y Universidades y que ha menguado dos áreas y más de 850 millones de euros. El conseller Marzà se ha rodeado de un amplio equipo de personas relacionadas con la Educación, con el secretario autonómico, Miguel Soler, como su número dos.

Lea la noticia completa.

7. Mucho político y poco gestor

La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, no es sólo la responsable pública con mayor presupuesto para gestionar. Es también una de las que mayores retos tiene por delante a lo largo de la legislatura, uno de ellos, el de poner orden al descontrol de las listas de espera quirúrgicas que son un quebradero de cabeza más allá de los despachos de la Conselleria, en su sede de Micer Mascó. Para ello, la consellera se ha rodeado de un equipo plagado de políticos en el que los distintos cargos corren el riesgo de jugar todos el mismo papel. Además, respecto a la anterior legislatura, la Conselleria ha perdido perfiles sanitarios y en esta etapa, se queda como únicos facultativos con la directora general de Asistencia Sanitaria y con el nuevo director general de Alta Inspección. El director general de Farmacia, que repite en el puesto, es también experto sanitario, concretamente en farmacia hospitalaria, pero el resto de cargos tienen un perfil político o provienen del mundo empresarial.

Lea la noticia completa.

8. El álter ego de Oltra

La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y transición Ecológica, Mireia Mollà, aterrriza en la primera línea del Consell tras tres legislatura en Les Corts y una como vicealcaldesa de Elche. Militante de Iniciativa, una de las patas de Compromís, y persona de la más estrecha confianza de la vicepresidenta, Mónica Oltra, asume una de las carteras que más dará que hablar en toda la legislatura y de vital importancia económica. De hecho, durante la negociación del nuevo Botánico, las competencias en materia de medio ambiente fueron uno de los puntos de mayor disputa entre los socios. Finalmente, la Conselleria que dirigirá Mollà alberga toda la política verde del Ejecutivo valenciano, aunque la vicepresidencia segunda, en manos de Podemos, las debe coordinar a través de una comisión delegada. Eso sobre el papel, porque en el día a día, la ilicitana tiene mando en plaza para gestionar los 404 millones de euros que su departamento tiene para llevar a cabo las políticas en materia de agricultura, desarrollo rural y agua que haga el Consell.

Lea la noticia completa.

9. La Conselleria de Alicante

La consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual, vive su particular Domingo de Ramos. No sólo ha estrenado el cargo, en lo que supone su debut en Política, sino que lo ha hecho un área de nueva creación, procedente de la escisión de uno de los departamentos de la Conselleria de Educación. En concreto, Universidades e Investigación. La nueva consellera no tiene vinculación política, aunque fue nombrada a propuesta del PSPV dado su perfil universitario, tecnológico y, en ese mismo peso, alicantino. La sede de la Conselleria, que se situará en la Ciudad de la Luz de Alicante -aunque tendrá otra subsede en Valencia, donde trabajarán el 80% de los funcionario y parte del gabinete- simbolizó un gesto del Gobierno valenciano con la descentralización de los departamentos administrativos y situó por primera vez una conselleria en Alicante.

Lea la noticia completa.