Cesa un edil del PSPV en Castellón, investigado por falsificación de facturas

AGENCIAS

castellón. El pleno extraordinario del Ayuntamiento de Castellón aprobó ayer por unanimidad de todos los grupos municipales declarar vacante un puesto de concejal al aceptar la renuncia de Antonio Lorenzo (PSPV-PSOE), presentada el pasado 1 de febrero alegando «motivos personales» tras conocerse la investigación relacionada con la presunta falsificación de facturas en la Subdelegación del Gobierno, en la que posteriormente el juzgado de instrucción número 1 le ha citado a declarar como investigado.

El pleno extraordinario, que solo tenía este asunto como único punto del orden del día, también ha sido informado de que el puesto que deja vacante Lorenzo será cubierto por la siguiente persona de la lista municipal socialista, Mónica Barabas.

Lorenzo presentó su renuncia el 1 de febrero al cargo en el Ayuntamiento de Castellón, así como en la Diputación de Castellón, con el fin de defender su «honorabilidad» desde fuera de las instituciones públicas, tras explicar que se había iniciado una investigación policial que afectaba a su etapa al frente de la Subdelegación del Gobierno en la Comunitat, pese a que todavía no se encontraba investigado judicialmente.

El pasado 7 de febrero, Antonio Lorenzo fue citado a declarar en calidad de investigado por el juez que instruye la denuncia sobre la trama de facturas falsas en la Subdelegación del Gobierno, en la época en la que Lorenzo era subdelegado. Además de Lorenzo, el juez también llamó a declarar a cinco empresarios, por lo que la causa se dirige ya contra más de una treintena de personas, dos de ellas funcionarios de la Subdelegación. La causa fue abierta en 2017 para tratar de esclarecer si se cometieron los delitos de falsedad documental y malversación de fondos públicos en una supuesta trama de facturas irregulares.