Celaá llama «solución individual» al 'no es no' de Sánchez e insiste en reclamar la abstención de PP y Cs

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. / Foto: EFE / Vídeo: ATLAS

Desdeña los reproches de ambos partidos por la investidura de Chivite en Navarra y esgrime que no ha habido pacto con los independentistas

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El PSOE no da la menor importancia a los reproches del PP y Ciudadanos por su disposición a gobernar en Navarra con un acuerdo de coalición que dependerá de los votos de Bildu. La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, argumentó hoy que el modo en el que la socialista María Chivite ha cerrado su pacto de investidura es «coherente» con su posición de no pactar con el independentismo y volvió a exigir a los dos partidos que se abstengan 'gratis' en una eventual investidura de Pedro Sánchez, como hizo el PSOE en 2016.

La ministra no obvió la contradicción de que el propio presidente del Gobierno en funciones prefiriera dimitir antes de dar el paso que ahora exige a sus adversarios, un gesto sobre el que construyó toda su campaña para la reconquista de la secretaría general del PSOE en 2017 y al que volvió a apelar incluso el pasado 25 de julio durante la sesión de investidura para espetar a Pablo Iglesias que tiene un larga experiencia en eso de anteponer sus «convicciones» a los sillones. Sin embargo, le quitó importancia.«Estamos hablando de fuerzas políticas, no de soluciones respetables pero individuales. Estamos hablando del colectivo político que se presentó, con gran sufrimiento, y se abstuvo. Eso es lo que pedimos«, esgrimió.

Depender del secesionismo

Celaá adujo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes, que no es comprensible que «esa derecha que dice ser defensora de la institucionalidad» no se avenga a facilitar la formación del único Gobierno posible en estos momentos. La paradoja es que como razón de peso volvió a poner sobre la mesa la necesidad de que el futuro ejecutivo «no dependa de los secesionistas», es decir, la necesidad de que Sánchez no se vea abocado a un escenario idéntico al que los socialistas han escogido voluntariamente en Navarra.

EL PSOE, que desde la investidura fallida habla de la necesidad de «explorar otros caminos», tampoco se ha movido, por otro lado, de su exigencia de que la abstención que demandan a las fuerzas de la derecha no sea negociada. La portavoz gubernamental adujo que tampoco el PP, en su día ofreció nada. Lo cierto es que Mariano Rajoy llegó a proponer a Sánchez un Ejecutivo de coalición y fueron los socialistas los que prefirieron abstenerse sin condiciones, simplemente para evitar unas terceras elecciones.

Más información