Cebrián también paraliza la reclasificación de la plaza de su número dos en Agricultura

Rodríguez Mulero, a la derecha, junto a Puig. / lp
Rodríguez Mulero, a la derecha, junto a Puig. / lp

El encontronazo de la titular de la conselleria con Rodríguez Mulero, nueva amenaza para las relaciones entre PSPV y Compromís

JC. F. M.

La consellera de Agricutlura, Elena Cebrián, ha ordenado frenar también la reclasificación de la plaza de funcionario del secretario autonómico de su departamento, Francisco Rodríguez Mulero. Fuentes del departamento que dirige Cebrián señalaron ayer a este diario que tanto esa reclasificación como el intento del secretario autonómico de designar a su mujer como responsable de unidad de la Agencia Valenciana de Fomento y Garantía Agraria habían quedado paralizados. Y añadieron que la consellera tiene pendiente una conversación con su número dos para pedirle explicaciones sobre estos hechos.

Tal y como ha venido detallando este diario, la consellera de Agricultura ordenó paralizar tanto el nombramiento de Carmen Chofre, la mujer de Rodríguez Mulero, como la reclasificación de su plaza -una mejora de complemento de destino que le reportaría cierto incremento de sueldo-. Por su parte, el número dos de la Conselleria de Agricultura aseguró ayer a este diario no haber presentado escrito alguno para solicitar dicho trámite con su plaza. A pesar de la versión difundida por la Conselleria, Rodríguez Mulero señaló que él no ha dado en ningún caso su conformidad para que se presente escrito en el sentido de solicitar una modificación de las condiciones de la misma.

Mientras tanto, las fuentes de la conselleria de Agricultura consultadas por este diario confirmaron la orden de la consellera Cebrián de congelar la designación de la mujer de Mulero. De hecho, la titular de Agricultura se habría puesto en contacto con Función Pública, la secretaría autonómica que depende de Ferran Puchades, para que no autorizara la petinente comisión de servicio por la que se pretendía hacer efectiva esa incorporación.

Rodríguez Mulero, persona de la máxima confianza de Puig, niega haber pedido la mejora de su puesto

La Agencia Valenciana de Fomento y Garantía Agraria es una entidad autónoma de la Generalitat Valenciana, adscrita a la Conselleria de Agricultura, cuyos fines son «la ejecución de las políticas de fomento del sector agrario que establezca la Conselleria y especialmente la gestión ágil, eficaz y eficiente de las líneas de ayudas establecidas en el marco de dichas políticas», según informa en su página web. La presidencia de la Agencia corresponde a la propia Elena Cebrián, aunque la dirección del organismo es responsabilidad del Secretario Autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Rodríguez Mulero. Es decir, lo que Agricultura paraliza es el íntento del número dos de la conselleria de situar en un organismo que dirige y como responsable de una unidad a su pareja sentimental.

Chofre es funcionaria de la Dirección General de Agricultura, con nivel A1, aunque en la actualidad ocupa una plaza como jefa de sección de coordinación de las oficinas comerciales agrarias. La intención de Rodríguez Mulero pasaba por situarla como responsable de unidad.

El encontronazo entre Cebrián y Rodríguez Mulero amenaza con convertirse en el último motivo de bronca entre PSPV y Compromís. Fuentes de la formación que lidera Ximo Puig vincularon ayer la reacción de Cebrián a las decisiones de Rodríguez Mulero a la voluntad de generar enfrentamiento entre las dos formaciones políticas a poco más de tres meses para las elecciones autonómicas.

Rodríguez Mulero está considerado como un hombre de máxima confianza del presidente de la Generalitat. De hecho, la decisión de la exconsellera de Sanidad Carmen Montón de prescindir de los servicios de Chofre como asesora en esa conselleria ya generó un evidente malestar en el Palau de la Generalitat. Rodríguez Mulero es funcionario de carrera de la Generalitat desde 1987, además de Ingeniero Agrónomo e Ingeniero Técnico Agrícola.

 

Fotos

Vídeos