Català defiende el legado de Barberá como elemento de cohesión de su candidatura

Català defiende el legado de Barberá como elemento de cohesión de su candidatura
Jesús Signes

La exconsellera asegura que su principal activo es la «herencia» recibida por la gestión de «la mejor alcaldesa que ha tenido este país»

BURGUERA VALENCIA.

María José Català apareció ayer ante los periodistas en la sede regional del PP de la Comunitat después de una semana callada. Su nombre se había convertido en un mantra entre los populares valencianos ante su inminente conversión de diputada a, por fin, candidata del partido a la alcaldía de Valencia. Català se presentó junto a Isabel Bonig, líder del PPCV, ambas confirmadas como las candidatas a la capital y a la Comunitat horas antes por Génova, tal y como adelantó LAS PROVINCIAS. En el caso de Bonig era un asunto sin misterio. Respecto a Català, estaba preanunciado desde hace días e intuido desde hace semanas. La exconsellera de Educación realizó un primer discurso reivindicativo del legado de Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia durante más de 20 años. El recuerdo de la fallecida Barberá, reiterado tanto por Català como por Bonig, busca recuperar esencias del partido y actuar de pegamento interno. Se trata de una reconstrucción de afectos para una estructura orgánica muy deriorada tras cuatro años en los que el PP de la capital ha sufrido una catarsis por la brutal derrota electoral y ante la 'Operación Taula', desarrollada en enero de 2016 y que dejó a nueve de sus diez concejales en solfa y a la espera de que el juez decida en algún momento si pasan a ser procesados por blanqueo. Català, acogida con recelo por una parte del PP de Valencia (la propia Barberá mantenía una relación distante con ella), situó su candidatura al servicio de la gestión de la histórica alcaldesa con el objetivo de convertirse en su heredera.

Català, candidata a la alcaldía de Valencia

Català se manifestó «muy satisfecha, contenta, ilusionada y tranquila» por afrontar un «reto» que calificó de «importantísimo e ilusionante». Subrayó que no se «parte de cero», sino «de una buena herencia, la de Rita Barberá, la mejor alcaldesa que ha tenido este país». Bonig, que también tuvo sus más y sus menos con Barberá durante sus últimos años de vida (si bien es cierto que la exalcaldesa apostó sin reservas por Bonig como relevo de Alberto Fabra) también hizo alusión a Barberá para considerar que el reto al que se enfrenta Català es «complicado, duro, difícil y de valientes» tras el legado de «la que ha sido la mejor alcaldesa de Valencia y España». Isabel Bonig agradeció a la dirección nacional su «confianza» en el proyecto del PPCV y a Català que haya aceptado encabezar la lista municipal

La exconsellera negó sentirse una «candidata de emergencia» tras barajarse varios nombres para encabezar la lista electoral de Valencia, y afirmó que aspirar a liderar el Ayuntamiento por el PP es un proyecto en el que «me va la piel». Català tiró de recursos políticos y de elegancia para recordar que si logra un buen resultado aspira a contribuir a la victoria de Bonig en su camino a recuperar la Generalitat para los populares, así como, en el plano de la capital, recuperar la alcaldía de Valencia y la ciudad para los valencianos», e insistió en que partiendo de esa «buena herencia que no tiene nadie más», en referencia a Barberá, se va a construir su proyecto para la capital valenciana. En este punto, preguntada por si convivir con la figura de Barberá le hace afrontar con mayor responsabilidad su candidatura a , Català señaló que es «una responsabilidad enorme». Català consideró que Valencia requiere «un perfil del PP que combine renovación y experiencia, que sea profesional, que tenga sentimiento de valencianismo muy marcado y que ofrezca a la ciudad un proyecto».

Català apuesta por una mezcla de renovación y experiencia que sea profesional y valencianista

«Tener a Rita Barberá como la persona que ha liderado este proyecto anteriormente es una responsabilidad» porque «fueron muchos años y mucha entrega», explicó la exconsellera, quien afirmó que intentará estar a la altura de quien ha sido «una referencia incuestionable para mí y para todo el PP».

¿Y en las listas autonómicas?

No obstante ni Bonig ni Català despejaron una duda planteada ayer, la posibilidad de que la candidata al Ayuntamiento de Valencia se incorpore también como un activo en las listas autonómicas de las elecciones. La exconsellera es considerada por el bloque de izquierdas como la mejor parlamentaria del PP, y su salida de esa lista, si finalmente no logra la alcaldía de Valencia, sería una baja sensible para el partido. A pesar de que los populares valencianos establecieron que los alcaldables no irán en la candidatura autonómica, ayer, ni Català ni Bonig descartaron esa posibilidad.

Preguntada por los concejales investigados en Taula, la candidata mostró su disposición a «hablar con ellos personalmente» por ser «las personas que han trabajado por la ciudad durante muchísimos años». Català declinó comentar los detalles del proceso que le llevó a ser cabeza de lista y prefirió esperar a ser proclamada oficialmente el sábado. «Soy respetuosa con los tiempos de mi partido», precisó Catalá, quien destacó el apoyo recibido de su núcleo familiar. «Esto no era una decisión mía. Era una decisión de ellos conmigo».

Más

 

Fotos

Vídeos