Casado recuerda a los votantes de Cs y Vox que el PP «sigue siendo su casa»

María José Catalá, Pablo Casado, Isabel Bonig y Belén Hoyo, ayer ante el tapiz de la Virgen de los Desamparados. / j. monzó
María José Catalá, Pablo Casado, Isabel Bonig y Belén Hoyo, ayer ante el tapiz de la Virgen de los Desamparados. / j. monzó

González Pons y María José Catalá apelan al legado de Rita Barberá como la que llevó a Valencia «a lo más alto»

J. SANCHIS VALENCIA.

La sombra de Rita Barberá es alargada. La que fuera alcaldesa de Valencia durante más de dos décadas estuvo muy presente en el acto que el PP celebró ayer en el Ateneo Mercantil y que contó con la presencia de Pablo Casado. El presidente popular recurrió a Barberá para asegurar que la candidata a la alcaldía de Valencia estará a la altura de la «gran Rita Barberá»: «María José tienes la raza, la garra y la piel que tenía Rita», sentenció.

La propia candidata se refirió implícitamente a ella, a la que calificó como «gran lideresa», al señalar que será otra mujer del PP quien vuelva a llevar a Valencia «a lo más alto». González Pons, por su lado, arrancó una salva de aplausos cuando señaló que el PP era de Rita Barberá, «a la que no se puede olvidar».

Los populares mostraron ayer el cambio de tono evidenciado tras las pasadas elecciones generales. Pablo Casado volvió a pedir el voto útil y señaló que la división de la derecha ha propiciado que Pedro Sánchez continúe en el poder. El líder del PP aseguró que su partido «sigue siendo su casa, la del centro derecha». Casado invitó a esos descontentos a que vuelvan a un partido «en el que cabe todo el mundo». Calificó a su partido como «el de las clases medias, el de la gente que madruga» e instó a los candidatos populares a decir a la gente «con muchísimo respeto, cariño y humildad que se puede confiar en el PP».

Casado invitó a votar al PP para evitar un dominio hegemónico de la izquierda en España con el control de numerosas autonomías y ayuntamientos. «Si Pedro Sánchez recibe una patente de corso no va a tener un contrapeso a un gobierno que será con los comunistas de Podemos y los independentistas de Esquerra Republicana», aseguró el presidente popular. También salió en defensa de las tradiciones culturales valencianas. Señaló que le gustaba la defensa del valencianismo orgulloso de los colores y la bandera.

La candidata a la alcaldía de Valencia, María José Catalá, señaló que los populares son «personas moderadas que no van a dar ni un paso atrás en los derechos que hemos alcanzado entre todos». Catalá aseguró que quieren recuperar Valencia «por los valencianos, porque creemos que merece volver a sus manos» y resaltó que Valencia «necesita sensatez, ser una ciudad que mire al futuro».

González, por su lado, apeló al voto útil: «no somos ninguna de las dos copias del PP, porque somos el auténtico PP» y advirtió del riesgo que suponen los nacionalismos, incluido el español en referencia a Vox.

La presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, aseguró, por su lado, que van a gobernar en las tres capitales como primer paso para llegar a la Generalitat.