Cantó entra en campaña y acusa a Català de haber discriminado el castellano

Toni Cantó, durante la presentación de ayer. / EFE/Kai Försterling
Toni Cantó, durante la presentación de ayer. / EFE/Kai Försterling

El candidato a las primarias de Cs quiere «echar al tripartito» con un modelo similar al de Andalucía y ve «difícil» pactar con el PSPV

A. CERVELLERA VALENCIA.

Toni Cantó ya está en modo campaña electoral. Después de confirmar el secreto a voces de que optará a las primarias de Ciudadanos para ser el candidato a la Generalitat y recibir el aval de Albert Rivera, el diputado en el Congreso presentó ayer su proyecto y aprovechó para esbozar cuáles serán sus prioridades en una campaña que se da por sentado que encabezará al no esperarse contrincantes en el proceso interno. Cantó no dejó títere con cabeza y arremetió contra todos los partidos valencianos, incluso contra el PP y su candidata al Ayuntamiento de Valencia, María José Català, a la que acusó de ser «la culpable» de haber discriminado el castellano durante su etapa como consellera de Educación.

Para el virtual candidato del partido naranja en la Comunitat la gestión del Consell del PP en materia educativa dejó mucho que desear ya que consideró que se impulsó un modelo que provocó «que en muchos colegios no se hablase español». Además, apuntó que los populares, y en especial Català, «renunciaron a la alta inspección educativa». Pero la aspirante al Ayuntamiento de Valencia no fue la única que recibió críticas por parte de Cantó ya que también recriminó a Isabel Bonig, presidenta del PP en la Comunitat, que no «dijera nada» cuando era consellera de Infraestructuras y se evidenció la corrupción en el seno de su propia formación.

En el foco de sus críticas se situaron los partidos firmantes del pacto del Botànic (PSPV, Compromís y Podemos) a los que Cantó acusó de «crear chiringuitos y aumentar las listas de espera en sanidad» cuando prometieron que iban a «rescatar personas». Del mismo modo, reprochó que se siga apostando por los barracones en determinados centros educativos y hayan cuestiones importantes sin resolver en materia de dependencia o vivienda. Cantó aseguró en este punto que por ello es necesario «echar al tripartito» de la Comunitat y para conseguirlo propuso exportar la fórmula andaluza en la que se ha pactado de forma indirecta con Vox para hacer presidente al popular Juanma Moreno. Pese a ello, el diputado indicó que «no haría quinielas» sobre los apoyos tras las elecciones de mayo porque «es muy complicado saber cuáles van a ser los resultados» y el actual es «un escenario convulso en que pueden cambiar mucho las cosas». Del mismo modo, se mostró seguro que la Comunitat es una autonomía en la que Ciudadanos aspira a sacar unos buenos resultados y encabezar el próximo Consell.

Sobre los futuros pactos, priorizó llegar a acuerdos con los denominados constitucionalistas sin cerrar la puerta a Vox, aunque siempre impidiendo que el partido de derecha radical comparta Gobierno con su formación. Con Compromís y Podemos rechazó pactos de investidura mientras que con el PSPV lo vio «muy difícil». Para cantó los socialistas valencianos se han convertido en una variante del PSC que prefieren «pactar con nacionalistas» antes que con Ciudadanos y mantienen una línea muy diferentes que otras federaciones como la extremeña, que se ha pronunciado a favor de la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Por su parte, consideró a Vox «populista» y lo situó en el extremo, al igual que a Podemos y Compromís.

Cantó también aprovechó para rechazar la tesis de que Ciudadanos priorizará debates nacionales pese a tratarse de comicios autonómicos y locales y aseguró que presentarán un programa valenciano que apueste por cuestiones como un nuevo sistema de financiación autonómico. Sobre el futuro equipo que le acompañará no quiso dar detalles al no haberse producido las primarias que tendrán lugar en febrero aunque si que admitió que apostará por incorporar independientes.

Más

 

Fotos

Vídeos