Cantó cuestiona al Botánico por no haber acabado con los barracones

Toni Cantó, ayer ante el barracón instalado por Cs. / LP
Toni Cantó, ayer ante el barracón instalado por Cs. / LP

MAR GUADALAJARA

valencia. Un aula prefabricada amaneció ayer en plena calle Colón en Valencia, con sus paredes rotuladas con un eslogan en letras negras: «aquí estudian nuestros hijos». Un barracón al que se podía acceder y que permaneció durante todo el día instalado en el centro de la ciudad para que se pudieran conocer en las condiciones en las que estudian más de 13.000 alumnos en la Comunitat. En plena campaña electoral cualquier recurso parece poco para alcanzar la victoria; así lo planteó Ciudadanos para abordar sus propuestas en materia de educación. «El tripartito valenciano ha centrado todos sus esfuerzos en imponer una lengua y no se ha esforzado en sacar a nuestros hijos de los barracones», proclamó el candidato a la presidencia de la Generalitat, Toni Cantó.

El dirigente de Cs señaló que «recortando los gastos superfluos de la administración» se podría acabar con las aulas prefabricadas de los colegios de la Comunitat. «Con el millón de libre disposición que tiene el señor Puig podríamos acabar con cinco barracones; acabar con uno vale 200.000 euros y con la medida que propongo de dejar de externalizar la recaudación de hacienda que nos ahorraría 25 millones de euros sacaríamos a 3.000 niños de esta vergonzosa situación», dijo. Cantó aprovechó para anunciar otras medidas y acciones incluidas en su programa electoral en materia educativa. En materia lingüística, el candidato de Cs apostó por garantizar la libertad de decisión de los padres.

Por otro lado, la ejecutiva de Cs de Gandia presentó ayer la renuncia a sus cargos y se dieron de baja como militantes ante el «ninguneo de la dirección provincial y autonómica» por el cambio de candidato para el 26M, del exconcejal Ciro Palmer al empresario Pascal Renolt.