«El candidato de Valencia lo tiene que decidir Casado»

Pablo Casado, junto a Bonig y otros dirigentes del PPCV. / j. monzo
Pablo Casado, junto a Bonig y otros dirigentes del PPCV. / j. monzo

Génova reivindica su autoridad para elegir cartel para la alcaldía

JC. FERRIOL MOYA

valencia. La dirección nacional del PP mantuvo una reunión el jueves de la semana pasada con algunos de los más destacados dirigentes del PP valenciano. La cita, que se celebró en la sede de la calle Génova y a la que asistió el responsable de Organización de los populares, Javier Maroto, sirvió para que la dirección nacional «escuchara» el criterio del partido que lidera Isabel Bonig en relación con el cartel electoral de los populares para la alcaldía de Valencia. Fuentes de la cúpula del partido en Madrid señalaron ayer, no obstante, que la decisión final respecto al candidato del PP la adoptará Casado en exclusiva. «El candidato (del PP a la alcaldía de Valencia) lo tiene que decidir Pablo», señaló ayer a este diario un miembro de la cúpula popular.

La reunión con la dirección nacional, confirmada por fuentes del PP valenciano, abordó «entre otros temas» el del cartel electoral de los populares para la alcaldía de Valencia. A poco más de siete meses para las elecciones municipales y autonómicas, y tras sucesivos aplazamientos de la fecha tope para abordar ese debate -el último, consecuencia del adelanto electoral en Andalucía y de que se haya aplazado la convención prevista para principios de diciembre-, la dirección del PP valenciano consideraba inaplazable una reunión con la calle Génova para acabar con la incertidumbre existente respecto al candidato a la alcaldía. Máxime tras el patinazo de la encuesta encargada por la dirección nacional -a espaldas del PPCV- en la que se preguntaba por cinco posibles candidatos a la alcaldía, aunque uno de ellos, Manuel Broseta, se desmarcó tan pronto como tuvo noticia de ese sondeo.

Desde la dirección nacional del PP se admitió ayer ese encuentro y se explicó que la cúpula del partido en la Comunitat -el PPCV evitó confirmar ayer que fuera Bonig la que acudió a esa reunión- había trasladado su opinión respecto a la situación abierta en Valencia con el debate de la candidatura. «El tema del candidato no se cerró», señaló la misma fuente. Desde el PPCV, por su parte, se remarcó que además del debate sobre el cartel electoral en la ciudad de Valencia se habían abordado otras cuestiones. «Esta no es la primera reunión y el del candidato a la alcaldía de Valencia no fue el único asunto que se abordó», se señaló desde la dirección regional.

El PPCV asegura que el cartel de Valencia se abordó «entre otros temas» en esa reunión

En todo caso, lo que la dirección nacional señaló ayer es que, aunque se haya escuchado el criterio de la presidenta regional del PP valenciano, «el candidato lo tiene que decidir Pablo».

La presidenta regional del PP valenciano se ha cuidado hasta la fecha de mostrar sus preferencias respecto a quién sería su candidato ideal para la alcaldía. Su entorno reconoce que si el vicepresidente del PP europeo, Esteban González Pons, aceptara el encargo de ocupar el número uno para el Ayuntamiento del cap i casal, la decisión no admitiría contestación alguna. «Es el mejor, aunque quizá no ofrezca la imagen de renovación y de apertura de una nueva etapa que el partido necesita en este momento», señaló ayer una fuente cercana a la presidenta regional del PPCV.

¿Y la alternativa? El entorno de la presidenta regional lleva meses especulando con la posibilidad de que la dirigente valenciana cuente con una opción alternativa, a través de una persona independiente, y que podría asumir el cartel electoral de la ciudad de Valencia. «Esa sería su primera opción», se señala desde el PPCV.

El criterio de Bonig, no obstante, contrasta con esa referencia de la calle Génova a que la decisión la adoptará el presidente nacional, como si se pretendiera deslizar que no se tendrá en cuenta el criterio de la dirigente valenciana.

En todo caso, las fuentes consultadas por este diario remarcaron que si se retrasa hasta enero -como se ha apuntado- la elección del cartel electoral de Valencia, el partido estaría obligado a elegir a un candidato con un nivel de conocimiento muy elevado.