El Botánico se enreda con el dinero para À Punt

La directora general de À Punt, Empar Marco. / IRENE MARSILLA
La directora general de À Punt, Empar Marco. / IRENE MARSILLA

Compromís corrige su error y blinda una ayuda de 600.000 euros de Turismo a la televisión que Cs, Podemos y PSPV trataban de eliminar

BURGUERA

valencia. Compromís ha logrado 'rascar' 600.000 euros de Turismo para À Punt a través de una subvención directa después de paralizar un sutil movimiento en el que Ciudadanos era la bala y el síndic del PSPV, Manolo Mata, el percutor. En los presupuestos de la Generalitat, al margen de los 55 millones para la televisión, se incluyó una partida asignada desde la Agencia Valenciana de Turismo (AVT) que mejora la dotación para la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC). Cs quería reutilizar ese dinero. Podemos aceptó la propuesta de Ciudadanos a cambio de que la mayor parte del dinero se aportase a través de concurso público a todo el sector audiovisual. Los socialistas (cuyo líder y presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ya manifestó pública y abruptamente su negativa a aumentar la aportación económica para À Punt el próximo año) se sumaron a la idea. El martes, Compromís dio el visto bueno a esa propuesta y a bastantes más, dentro de un paquete donde los nacionalistas no advirtieron la jugada. Se equivocaron. Fuentes de la coalición atribuyeron a un «error» de coordinación su firma para aprobar esa enmienda. Sin embargo, ayer, la portavoz adjunta de Compromís encargada de los asuntos presupuestarios, Mireia Mollà, se percató del juego de manos en el último momento.

La coalición admitió ayer su enfado por un gesto que consideraron como un feo escamoteo del que responsabilizaron a Mata, que mete la cuchara en todos los pucheros que se cuecen en Les Corts. Finalmente, Compromís forzó la renuncia de Cs a que se votase su enmienda en la comisión de Hacienda al retirar su firma, lo que desencadenó que el resto de los partidos del Botánico (PSPV y Podemos) también lo hiciesen.

De este modo, la televisión contará con 600.000 euros más a pesar de este último intento de eliminar una partida que desveló Rubén Ibáñez en la última comparecencia de los directivos del ente en la comisión de la televisión valenciana. El presidente de la CVMC, Enrique Soriano, ante las preguntas de Ibáñez, se hizo el despistado, pero ahí queda en las cuentas de la Generalitat para el próximo ejercicio un 'pellizquito' para À Punt.

Enmienda que decae

La televisión tiene complicado conseguir nuevos ingresos 'extra' del erario público, al margen del pasito de la 'yenca' que dio el Botánico con la enmienda de la AVT. Hay muchos ojos vigilantes desde la oposición, para desgracia de Empar Marco, la directora general del ente, que clama por incrementar su presupuesto. La escasa pericia de la izquierda parlamentaria tampoco ayuda. También ayer, la mesa de la comisión de Hacienda dio la razón al PP en su recurso de inadmisión de una enmienda firmada por Compromís y PSPV, los partidos del Consell, con el fin de incrementar en otro millón de euros el margen de maniobra de la televisión pública valenciana. La enmienda decae. Los representantes de Compromís y PSPV en la mesa de la comisión se abstuvieron.

La iniciativa de las formaciones que integran el Ejecutivo valenciano estaba inspirada por Compromís. No obstante, no era una inspiración muy brillante. Había un defecto de forma, según admiten fuentes socialistas, y es lo que los populares alegaron para propiciar que se rechazase. El modo en que se pretendía trasvasar el dinero de los sectores industriales a la CVMC era incorrecto.

Más

 

Fotos

Vídeos