El Botánico aparca ahora el debate sobre la vigencia de las diputaciones

El Botánico aparca ahora el debate sobre la vigencia de las diputaciones

Toni Gaspar presenta el reparto de áreas en una corporación en la que Rius pierde la competencia de las bandas y del MuVIM

- Burguera
- BURGUERAValencia

Durante la campaña de mayo de 2015 se presentó en las ferias de libro de la Comunitat 'El problema valenciano tiene solución'. Autor: Ximo Puig, entonces aspirante a presidir la Generalitat. Respecto a las diputaciones, en el apartado titulado 'Regenerar la democracia y resetear las instituciones', afirma: «Si soy presidente, se pondrá en marcha con carácter inmediato la Ley de Coordinación de las Diputaciones aprobada durante el anterior gobierno socialista en la Generalitat, que junto con las disposiciones normativas complementarias que sean necesarias servirán para minimizar su coste político y económico para los ciudadanos, eliminando cargos de confianza y mejorando la eficiencia y la prestación de los servicios públicos». Para Puig, en 2015, «las diputaciones son una institución anclada en el siglo XIX». Cuatro años después, los socialistas han levado anclas y plegado velas. Al PSPV ya no le parece que las corporaciones provinciales deban vaciarse. Ya no son sospechosas. Y no sólo para los socialistas. En Compromís también se aparca el discurso de busca y captura de las diputaciones. Ayer, se presentó el reparto de áreas de la Diputación de Valencia. El acto fue liderado por el socialista Toni Gaspar, presidente de la institución. Habló él y la vicepresidenta primera, María Josep Amigó, de Compromís. Ni palabra sobre la vigencia de las diputaciones, su utilidad o respecto a las intenciones de eliminarlas.

Gaspar explicó que en esta legislatura el eje de la Diputación es «la solidaridad, el feminismo y la lucha contra de la despoblación», y que «hablaré de los municipios y sus problemas y de futuro y acuerdos, por encima de diferencias y divagaciones políticas». Las «divagaciones» de hoy son las medidas de regeneración democrática sobre las que escribía Puig en 2015.

Amigó coincidió en la necesidad de acometer la modernización de una institución que quiere situarse «a la vanguardia del siglo XXI». «Los cambios iniciados en 2015 en esta corporación son irreversibles», anunció Amigó, un discurso con reminiscencias lampedusianas: 'Es preciso que todo cambie para que todo siga igual'.

En el acto se presentaron las distintas áreas de gestión de la institución, compuesto por 9 mujeres y 9 hombres, así como los vicepresidentes y la vicepresidenta que ostentarán María Josep Amigó, como número dos Rafa García y en tercer lugar Carlos Fernández Bielsa. Amigó, en esta legislatura, sí asume área de gestión y, por lo tanto, mayor compromiso con el día a día de la Diputación.

El que contará con menor margen de maniobra es el diputado Xavier Rius, que seguirá al frente del área de Cultura, si bien sus competencias han menguado. Los socialistas asumen las bandas, una cesión a la que Compromís accedió rápidamente durante la negociación del reparto de competencias, para disgusto de Rius, según fuentes del PSPV. El diputado, que seguirá como portavoz de Compromís en los plenos de la Diputación, no ha participado en las negociaciones, algo que sí hizo en la anterior legislatura. Además, Gloria Tello, concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Valencia, también asume parte de sus anteriores responsabilidades, ya que además de los teatros será quien gestione el MuVIM, el principal museo de la Diputación. Las mismas fuentes señalan que Rius rebaja su peso con la vista puesta a que sea más fácil que a mitad de legislatura ceda su acta de diputado.

Rius ha sido el sujeto de varias querellas interpuestas durante la pasada legislatura por parte del PP en el que María José Contelles era la portavoz. Los populares consideraron que podría ser motivo de delito tanto la gestión vinculada con las contrataciones de los asistentes a las visitas del MuVIM como el modo en que se adjudicaban la impresión de catálogos en el principal museo de la corporación provincial. Después de que se archivase la querella relativa a los catálogos, la Audiencia de Valencia ordenó recientemente la reapertura de la investigación al diputado provincial de Compromís. La Sala considera que el juzgado de Instrucción en el que recayó el asunto, dictó de manera «precipitada» el archivo pese a que todavía se pueden practicar más diligencias para aclarar las sospechas al respecto de estos encargos.