Bonig pregunta a Puig dónde recortó 1.500 millones para lograr el FLA

Isabel Bonig, en la localidad de Elche. / lp
Isabel Bonig, en la localidad de Elche. / lp

La líder del PP ataca a Puig por su tibieza para reclamar una mejora de la financiación cuando Sánchez ha llegado a la Moncloa

A. G. R. VALENCIA.

El FLA, esas siglas que se traducen en la llegada de dinero fresco a la Comunitat, ha entrado en campaña por la puerta grande. Después de que el presidente se sacara de la chistera 700 millones de euros -¡lo anunció un sábado!-, las críticas le han llovido desde «las derechas», pero también de sus socios del Botánico que ven cómo el PSPV utiliza los resortes del Gobierno central para hacer campaña. La presidenta del Partido Popular de la Comunitat, Isabel Bonig, recordó ayer que el president de la Generalitat, Ximo Puig, «todavía no ha dicho a los valencianos de dónde piensa recortar los 1.500 millones de euros que el Ministerio de Hacienda y el Gobierno de Sánchez le exigían para que llegara el FLA a la Comunitat Valenciana». La realidad es que el citado fondo se bloqueó porque el Ejecutivo vio que en los Presupuestos del Botánico se anotaban 1.500 millones de euros ficticios. Le instó a una rectificación, que nunca se ha producido. Y pese a todo lo anterior, el dinero ha llegado a las cuentas de la Generalitat para visibilizar que aunque el PSOE no ha revisado el sistema de financiación, de vez en cuando echa una mano.

Bonig realizó estas declaraciones en Elche, donde asistió a la celebración del Domingo de Ramos, reconocida como Fiesta de Interés Turístico Internacional junto al candidato a la alcaldía del municipio, Pablo Ruz. La presidenta de los populares subrayó que el FLA «es un mecanismo que puso en marcha el Gobierno del PP de Rajoy. Entonces la izquierda valenciana decía que era una medida insuficiente, que lo que hacía falta era un nuevo sistema de financiación y hoy, ocho meses después de la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha sido incapaz de reclamarle esa nueva financiación ni un compromiso firme». Mónica Oltra, en su acto central del pasado sábado en el cauce del Turia, también le reprochó a Puig que ahora se le había hecho la boca pequeña con el tema de la financiación. Bonig siguió en la misma línea. «Hoy los valencianos sabemos, pese a que eso no lo cuenta la coalición sanchista a la valenciana que es el Botànic, que el Ministerio de Hacienda pidió al Consell, para la llegada de ese FLA, un recorte de 1.500 millones de euros. Y hoy Puig todavía no nos ha dicho de dónde piensa recortar esos 1.500 millones de euros, si va a afectar a educación, a sanidad o a bienestar social».

Bonig afirmó que lo que necesitan los valencianos «es una buena gestión y propuestas como las que hace el PPCV, que pasan por una bajada masiva de impuestos». Entre ellas, citó el fin de los barracones y los más de 13.000 alumnos que hoy todavía estudian en barracones pese a las promesa del Botànic. Lo que necesitamos es el apoyo al trasvase Tajo-Segura y políticas que generen empleo, libertad en educación«.

Bonig presumió de la gestión del PPCV frente a esta histórica demanda y recordó que el Gobierno de Rajoy inició los mecanismos con la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera y tendió la mano a los socialistas. Quien ha cambiado de postura ha sido la izquierda valenciana, que cuando gobernaba Rajoy pedían esa nueva financiación y hoy ni PSPV ni Compromís alzan la voz».