Bonig corrige a Bastidas y descarta incluir a afines de Casado en la gestora

Isabel Bonig, ayer en la sede del PP valenciano, junto a Ignacio Cosidó, portavoz del PP en el Senado. / EFE/Biel Aliño
Isabel Bonig, ayer en la sede del PP valenciano, junto a Ignacio Cosidó, portavoz del PP en el Senado. / EFE/Biel Aliño

La líder del PPCV asegura que la dirección de la provincial y la de Valencia continuarán hasta que se celebren los congresos, tras las elecciones

F. R. VALENCIA.

Isabel Bonig no quiere que las dos grandes gestoras que el partido que preside tiene en la Comunitat, la de la provincia de Valencia y la de la capital autonómica, le den más dolores de cabeza, especialmente cuando Vicente Betoret, que el año pasado aspiró a reeditar su presidencia en la provincial -la dirección regional mostró abiertamente su apoyo a Mari Carmen Contelles, portavoz en la Diputación-, ahora forma parte de la dirección nacional como secretario de Política Provincial, el hombre que controla todas las direcciones provinciales del partido en España. Por eso ayer mismo anunció que las actuales gestoras «continuarán» hasta que se celebren sus respectivos congresos, que no será nunca antes de las próximas elecciones locales y que los cambios que haya que hacer en las mismas tendrán lugar cuando finalice el proceso electoral.

La afirmación la realizó un día después de haber compartido unas cuantas horas con el presidente nacional del PP, Pablo Casado, que acudió a Santa Pola a realizar un homenaje a dos víctimas de ETA y después a visitar zonas y afectados por el incendio de Llutxent.

De este modo la líder del PPCV corregía a una de sus vicesecretarias regionales, Elena Bastidas, que el pasado lunes anunció que podían producirse «movimiento tácticos» en las gestoras, retocarse, reforzarse o ampliarse para dar cabida a políticos populares cercanos al nuevo equipo del presidente nacional del partido, Pablo Casado. Bastidas también se refería más a la provincial que a la de Valencia, puesto que esta última la dirige una Luis Santamaría, uno de los hombres de Pablo Casado en Valencia.

«Cuando los casos judiciales afectan al PP hay más dimensión que si son de otros», indica Bonig La líder sostiene que hubo un equívoco entre los grupos de las campañas electorales y la gestora

«Los cambios que tengan que haber serán después de los comicios electorales. Ahora la prioridad es otra cosa. Las gestoras continuarán hasta que se celebren los congresos que será después de las elecciones», manifestó la líder del PPCV.

«Hubo una mala interpretación que yo ahora corrijo», zanjó Bonig respecto a las manifestaciones realizadas por Elena Bastidas a principios de esta semana en las que se refería a «movimientos tácticos» para dar entrad en las gestoras a personas de confianza de la nueva dirección nacional.

El equívoco, según Bonig, se produjo al supuestamente malinterpretarse la afirmación de Elena Bastidas cuando hizo referencia a la creación de grupos de trabajo de cara a las citas electorales, pero que nada tienen que ver con el funcionamiento de las gestoras.

Bonig, tras una reunión mantenida ayer en la sede popular con el portavoz de su partido en el Senado, Ignacio Cosido, y con representantes populares en la Cámara Alta, no dudó en afirmar que su partido va a encarar unas elecciones autonómicas y locales, también las europeas, «y siempre, desde que se fundó el PP, se crean grupos de trabajo para las elecciones municipales y autonómicas, igual que en las generales, y ahí se da cabida a todo el mundo, como siempre».

En esos grupos de trabajo de precampaña y campaña electoral también se incorporan representantes comarcales del PP «para que lleguen los mensajes de campaña a todas las comarcas y para sumar a todo el mundo. Ese es el sentido en que lo dijo Elena Bastidas. Hubo una mala interpretación que yo ahora corrijo», incidió Bonig.

La presidenta del PPCV no quiso pronunciarse sobre las palabras del portavoz popular en el Ayuntamiento de Valencia, Eusebio Monzó, que el lunes habló de uso partidista de la Justicia en relación al caso del máster de Pablo Casado. Si bien Bonig indicó que el PP guarda «respeto total y absoluto a las decisiones judiciales», precisó que fue «una opinión» de Monzó, y añadió que «cuando los casos afectan al PP parece que hay más dimensión que cuando afectan a otros partidos o cargos públicos». Recordó que el expresidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, «sigue siendo alcalde de Ontinyent y está imputado. ¡Imagínense si eso le pasa al PP!»

Más

Fotos

Vídeos